El concejal socialista del Ayuntamiento de Burgos, Antonio Fernández Santos, ha confiado este lunes en que el nuevo Gobierno resuelva las "constantes quejas" que el alcalde, Javier Lacalle, ha trasladado al Ejecutivo central, primero desde su puesto de concejal de Fomento y posteriormente desde la Alcaldía.

"Llega el momento de comprobar si lo que decía el PP de Burgos se cumple", ha aseverado Fernández Santos, antes de añadir que "desde la toma de posesión no habrá disculpas".

En este sentido, ha señalado que a partir de ahora "no hay a quien echar las culpas" y que el presidente electo, Mariano Rajoy, tendrá que resolver los "temas principales" que han centrado las "quejas" del Ayuntamiento de Burgos en los últimos años.

Al respecto, ha confiado en que el nuevo Ejecutivo central dote al futuro Auditorio y Palacio de Congresos de la capital burgalesa de hasta un 40 por ciento de financiación y que, entre otras cuestiones, renegocie el convenio del desvío.

Respecto a la situación interna del propio Consistorio burgalés, no ha dudado en asegurar que Rajoy "echará una mano" al equipo de Gobierno local para salir de la "ruina" en la que se encuentran las arcas municipales, a la vez que ha asegurado que, de no cumplirse estas actuaciones, la actitud del ex alcalde Juan Carlos Aparicio y el alcalde Javier Lacalle sólo respondería a un acto de "propaganda política".

Consulta aquí más noticias de Burgos.