El episodio de lluvias de este lunes ha obligado a cortar siete carreteras catalanas, seis de ellas en la provincia de Girona, todas localizadas en la comarca de l'Alt Empordà, según informa el Servei Català del Trànsit (SCT).

Las inundaciones en las vías han obligado a poner fuera de servicio la carretera C-31 en ambos sentidos a su paso por Vilamalla y la GIP-5129 en Vilafant.

También en el Alt Empordà, la lluvia provoca que la carretera C-252 esté cortada en Far d'Empordà y en Garriguella, así como la GIV-6021 entre Mollet de Peralada y Peralada y la GIV-6101 entre Pau y Pedret i Marzà.

Por otra parte, en Tortosa (Tarragona) sigue cortada desde el domingo por la mañana un tramo de la carretera T-301 debido a la acumulación de agua.

Este domingo, las lluvias afectaron principalmente a les Terres de l'Ebre, donde se cortaron hasta ocho vías por inundaciones.

Consulta aquí más noticias de Girona.