Las cuatro personas fallecidas este domingo en la localidad de Onda (Castellón) —una mujer, sus padres y su hijo menor— al quedarse atrapados en su coche por una crecida de agua cuando circulaban por el Río Seco, regresaban de una casa que tenían en la montaña y que utilizaban como segunda residencia, según ha confirmado el protavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento en esta población, Juan Miguel Salvador, al que le unía una relación personal con la familia.

Salvador, que ha realizado estas declaraciones a los medios de comunicación tras el minuto de silencio que se ha guardado en el Ayuntamiento por el suceso, ha asegurado que los familiares de las víctimas se encuentran "muy mal", y ha anunciado que su formación se ha puesto a disposición del equipo de gobierno "en todo lo que haga falta" para "colaborar".

Por su parte, el alcalde de Onda, Salvador Aguilella, ha indicado que tanto el servicio psicológico de la Generalitat valenciana como el equipo de Servicios Sociales del Ayuntamiento están a disposición de la familia de las víctimas y que el consistorio ha suspendido este lunes todos los actos oficiales en señal de duelo.

El primer edil ha apuntado que la investigación sobre las causas de la muerte de estas cuatro personas de la misma familia está en manos del juez, mientras que las previsiones de lluvia para este martes en el municipio "son iguales o peor que las de hoy".

Preguntado por si el camino por donde circulaba el vehículo siniestrado era de paso habitual, Aguilella ha destacado que en el municipio se han producido crecidas de ríos y desbordamiento de barrancos, "pero esta situación es extraordinaria y nadie la recuerda, por lo que la gente está acostumbrada a ir por caminos y zonas por las que ha ido toda la vida y nunca piensan que puede darse una situación como ésta".

Consulta aquí más noticias de Castellón.