La Sección número 2 de la Audiencia Provincial de Murcia condena a S.J.D.P. a 17 años de cárcel por el asesinato de un hombre en Lorca en diciembre de 2009.

Igualmente, como se recoge en la sentencia del magistrado presidente, Abdón Díaz Suárez, emitida tras el veredicto de culpabilidad del jurado, el condenado deberá indemnizar a la mujer y a la hija menor de la víctima con 180.000 euros.

Según se desprende de la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se remontan a diciembre de 2009 cuando a las 5.30 horas el hermano del finado, que responde a las iniciales de D.F.T.M., había estacionado su vehículo en la Avd. Fuerzas Armadas de Lorca, y procedió a hacer señas a su hermano a fin de que le indicara si había aparcado correctamente, ya que la calle estaba en obras.

Fue entonces cuando el acusado, S.J.D.P., mayor de edad y con antecedentes penales sin repercusión penológica, que circulaba con el vehículo Opel Astra, al observar dichos gestos frenó su coche, dio marcha atrás, y detuvo el vehículo en paralelo al del hermano, dejando una huella de frenada en el asfalto.

Acto seguido, el acusado, que llevaba un arma blanca en el coche, descendió del vehículo y como se sintiera aludido por la referida gesticulación, entabló una discusión con D.F.T.M., que se encontraba en compañía de su esposa, y le increpó, llamándole "ecuatorianos de mierda", y preguntándole como se le ocurría decirle lo que tenía que hacer.

Tras lo que D.F.T.M. intentó explicarle que no se refería a él sino a su hermano, que se encontraba estacionando su vehículo en un garaje próximo, lo que no satisfizo al acusado que continuó enervado, sin deponer su actitud retadora.

Mientras tanto, J.V.T.M. abandonó su vehículo y se acercó al lugar donde se encontraba su hermano con el acusado a fin de solventar este breve incidente, pero al persistir este último en su actitud y la víctima darse la vuelta para que los dejara en paz y retirarse, el acusado sacó el arma blanca que llevaba y le asestó dos puñaladas en el corazón y en la pierna izquierda.

Ambas heridas se ocasionaron en zonas vitales, aunque el fallecimiento se produjo por la herida localizada en el tórax, ya que la sección de la arteria aorta provocó un taponamiento cardíaco secundario que llevó a la muerte a J.V.T.M.

Tras el apuñalamiento el hermano del fallecido, dio una patada al acusado en la cara a fin de que no agrediera más a su hermano, a quien acercó a auxiliar, junto con la esposa del mismo, lo que aprovechó el acusado, S.J.D.P., para huir del lugar de los hechos, portando el arma blanca con la que apuñaló a J.V.T.M, casado y con una hija de 13 años.

Se deshace del arma

Tras huir, el acusado no dudó en deshacerse del arma, no sin antes haber procedido a su limpieza, así como a la limpieza de las prendas de ropa que llevaba, acudiendo a casa de su prima y a su propio domicilio para tal finalidad.

Ante tales hechos, la Sala condena al acusado como autor de un delito de asesinato, sin la concurrencia de circunstancias, a la pena de 17 años de prisión, inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena y costas, incluyendo las de la acusación particular.

En concepto de responsabilidad civil, indemnizará a en la cantidad de 60.000 euros, y a la menor , en la persona de su representante legal, en la suma de 120.000 euros, cantidades incrementadas con intereses de demora.

Consulta aquí más noticias de Murcia.