El Producto Interior Bruto (PIB) de Castilla y León registró un aumento interanual del 1 por ciento en el tercer trimestre de 2011, cuatro décimas más que el observado en el segundo trimestre del año y por encima de la evolución registrada en España, donde la economía creció un 0,8 por ciento en el mismo periodo, según los datos de la Contabilidad Regional aportados por la Consejería de Hacienda.

Desde la perspectiva de la oferta durante el tercer trimestre de 2011 se aceleró el ritmo de crecimiento de la actividad productiva de los sectores industrial y de servicios, mientras la construcción sigue en retroceso y el sector primario alcanzó el mismo crecimiento que durante el periodo anterior.

En concreto, el VAB del sector primario de Castilla y León aumentó en el tercer trimestre de 2011 un 4,6 por ciento, el mismo crecimiento que el estimado en el trimestre anterior, donde los mejores resultados del sector agrario se compensaron con un peor comportamiento del sector ganadero.

Según han precisado las mismas fuentes, el último avance disponible de producción agraria (octubre de 2011) indica un crecimiento de la producción de los principales cultivos respecto de la campaña pasada. En cuanto al sector ganadero se registró un aumento de la producción, aunque menos intenso que durante el trimestre anterior.

Por su parte, el VAB de la industria creció un 4,1 por ciento interanual en el tercer trimestre de 2011, superior al 2,9 por ciento registrado en el trimestre anterior, donde se observa un "importante incremento" de la actividad productiva de las ramas energéticas y un comportamiento menos dinámico de las ramas manufactureras.

Así, las ramas energéticas crecieron un 14,8 por ciento interanual (5,6 por ciento en el trimestre anterior) mientras que la producción y distribución de energía eléctrica, gas y agua experimentó un "significativo aumento" en el tercer trimestre de 2011 pero las ramas extractivas continuaron reduciendo su ritmo contractivo.

Por su parte, las ramas manufactureras moderaron su ritmo de crecimiento del 2,4 por ciento al 2,1 por ciento interanual. Según Hacienda, se observa un comportamiento más favorable fundamentalmente de las ramas de alimentación, material de transporte y productos químicos, compensado en parte por los peores resultados de las ramas de minerales no metálicos, metalurgia y productos metálicos y caucho y materias plásticas, entre otras.

Mayor caída del sector de la construcción

Mientras tanto, en el sector de la construcción se observó un retroceso del 6,8 por ciento interanual, "levemente más intenso que el registrado en el segundo trimestre de 2011 (-6,7 por ciento)".

Por último, el VAB del conjunto del sector servicios aceleró su ritmo de crecimiento con respecto al segundo trimestre de 2011 hasta situarse en el 0,7 por ciento interanual (0,4 por ciento en el trimestre anterior), como consecuencia del comportamiento más dinámico de las actividades de servicios de mercado.

En los servicios de mercado, se aceleró el crecimiento del VAB hasta el 0,9 por ciento, tres décimas más que en el segundo trimestre de 2011. Por su parte, los servicios no de mercado han contraído su actividad, donde se observa un descenso del 0,2 por ciento (-0,3 por ciento en el trimestre anterior).

Contribución positiva del sector exterior

Desde el punto de vista de la demanda, en el tercer trimestre del año se redujo la contribución negativa de la demanda interna al crecimiento del PIB, de -0,9 a -0,5 puntos porcentuales, mientras el sector exterior mantuvo en el tercer trimestre la contribución positiva registrada en el trimestre anterior, de 1,5 puntos porcentuales.

El gasto en consumo final aumentó un 0,7 por ciento interanual en el tercer trimestre de 2011 (0,4 por ciento en el trimestre anterior) donde el crecimiento del gasto en consumo final de los hogares se aceleró tres décimas hasta alcanzar el 0,9 por ciento, mientras que el de las Administraciones Públicas se contrajo un 0,3 por ciento (-0,4 por ciento en el periodo anterior).

En cuanto a la formación bruta de capital (inversión), registró una caída interanual del 4,6 por ciento, inferior a la observada en el trimestre anterior (-5,4 por ciento). De este modo, la formación bruta de capital fijo redujo el ritmo contractivo, que se estima en el -4,9 por ciento en términos interanuales (-5,6 por ciento en el segundo trimestre de 2011).

Por otra parte, sus principales componentes muestran un "comportamiento dispar" ya que la inversión en bienes de equipo registró un crecimiento del 2,4 por ciento interanual, superior al del trimestre anterior (0,8 por ciento), mientras que la inversión en construcción aumentó levemente el ritmo contractivo (-10,6 por ciento observado en el trimestre precedente (-10,5 por ciento).

Por su parte, la variación de existencias mantiene un efecto neutro sobre el crecimiento del PIB.

El sector exterior presenta una aportación positiva al crecimiento del PIB de 1,5 puntos porcentuales (igual que en el trimestre anterior), "observándose un menor dinamismo tanto de las exportaciones como de las importaciones, que aumentan el 2,4 por ciento y el 0,4 por ciento, respectivamente".

En cuanto al empleo, medido en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, descendió un -1,1 por ciento en el tercer trimestre (-0,4 por ciento en el segundo trimestre de 2011). El comportamiento del empleo fue peor en todos los sectores productivos excepto en la industria no energética, cuya contracción fue inferior a la del trimestre anterior, y en los servicios de mercado, donde se mantuvo el mismo crecimiento. En el resto de sectores la evolución del empleo fue más desfavorable que durante el trimestre anterior.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.