El PP de Cantabria ha hecho historia en las elecciones de este domingo al conseguir subir de tres a cuatro diputados y hacer realidad el objetivo con el que se presentaba a las generales después del éxito de los comicios de mayo, en los que consiguió la mayoría absoluta en el Parlamento regional y se hizo con un alto porcentaje de los Ayuntamientos.

Por su parte, el PSOE de Cantabria, que aspiraba a 'salvar los muebles' y mantener sus dos escaños en el Congreso, ha continuado la caída en picado que ya sufrió en las autonómicas y ha visto cumplidos los peores pronósticos al perder -en favor del PP- uno de los dos escaños que viene teniendo históricamente.

El PRC, por su lado, se presentaba por primera vez a las generales con el ambicioso objetivo de irrumpir en las Cortes con dos diputados y un senador, aunque también daban por bueno un único escaño en el Congreso que permitiera a su secretario general y expresidente de Cantabria, Miguel Angel Revilla, llevar la voz del PRC a Madrid.

Sin embargo, los regionalistas han fracasado en ese objetivo, que el propio Revilla definió en la recta final de la campaña como un "triple salto mortal sin red". Según Revilla, el PRC se ha quedado a 2.000 votos de conseguir entrar en el Congreso. Pero lo cierto es que los algo más de 43.900 votos que ha obtenido este domingo -el 12,54% de los votos- están muy lejos de los casi 100.000 que en las autonómicas de mayo confirmaron al PRC como segunda fuerza política de Cantabria.

Por su parte, el PP pierde unos 2.000 votos respecto a las generales de 2008, pasando de 184.853 a 182.653 papeletas, si bien en porcentaje sube del 49,99% al 52,20%. Por su parte, el PSOE se deja por el camino 73.175 votos respecto a 2008, pasando de 161.279 a 88.104 votos (en las autonómicas de mayo obtuvo poco más de 55.000), y del 43,6% al 25,2%.

Buena parte de los votos que hace cuatro años fueron socialistas se han ido al PRC, socio del PSOE durante dos legislaturas en el Gobierno de Cantabria, aunque también se han diluido en formaciones minoritarias como UPyD, que sube de 5.094 a 12.561 votos, pasando del 1,38 al 3,59%; e IU, que crece de 8.395 a 12.547 votos, subiendo del 2,27 al 3,58%.

En la legislatura que ahora comienza, Cantabria estará representada en el Congreso por los diputados del PP Ana Madrazo, José Luis Lasalle y María Jesús Susinos —los tres repiten—, así como por José María Alonso Ruiz, portavoz del PP en el Ayuntamiento de Colindres, que se estrena en la Cámara Baja, igual que la socialista Puerto Gallego, ex alcaldesa de Santoña.

En el Senado el panorama se mantiene invariable, con tres escaños del PP y uno del PSOE. Por el PP repiten Gonzalo Piñeiro -exalcalde de Santander- y Encarnación Salmón -exconcejala de la capital-, y entra de nuevo José Luis Vallines, empresario de 67 años de edad que ha sido diputado regional, secretario general y presidente del PP cántabro, vicepresidente y consejero del Gobierno regional, y senador en cuatro ocasiones.

Por el PSOE se estrena en el Senado el alcalde de Val de San Vicente, Miguel Angel González Vega, quien al ser proclamado candidato anunció que dejaría la alcaldía de su municipio, en el que lleva gobernando con mayoría absoluta desde hace varias legislaturas y es uno de los pocos 'feudos' socialistas de Cantabria.

Con un total de 353.875 votantes, la participación se ha situado en el 75,31%, frente al 76,38% de hace cuatro años, subiendo la abstención del 23,62 al 24,69% (116.004). Los votos nulos, con un total de 4.032, han representado el 1,14% del total, frente al 0,79% de 2008; y los votos en blanco ascienden a 4.154, con un ligero descenso del 1,23% al 1,19%.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.