Mariano Rajoy
El líder del PP, Mariano Rajoy, durante un acto en Barcelona. Albert Gea / REUTERS

Mariano Rajoy, candidato del PP a la presidencia del Gobierno, ya ha decidido quién va a ser su ministro de Economía, en caso de que gane las elecciones de este domingo, pero se niega a revelar su nombre. Sin embargo, la Economía será un punto prioritario de la próxima legislatura, al igual que el cumplimiento "de los compromisos que España ha asumido en Bruselas" o  el mantenimiento "del poder adquisitivo de las pensiones". A partir de ahí, Rajoy reconoce que "habrá que recortar en todas las partidas presupuestarias", por lo que habrá que "hacer menos obras públicas... y suprimir muchos organismos autónomos".

Rajoy, en una entrevista al diario El País, reconoce que la actual Ley de Dependencia "no es viable" por lo que hay que "ir haciendo lo que se pueda", y subraya que "podemos tener el modelo de bienestar que nos permitan nuestros ingresos, nuestros recursos y nuestra actividad económica". Sin embargo, Rajoy dice que no va a "introducir el copago en Sanidad" y que no va a "subir impuestos".

Con respecto a las prestaciones por desempleo, en la misma entrevista, el candidato del PP dice que "no las van a tocar", pero que "van a bajar, no porque la gente deje de cobrar el desempleo, sino porque va a haber menos personas con derecho a cobrarlo". Su esfuerzo, explica, se concentrará en luchar "contra el fraude fiscal, contra la economía sumergida y contra el fraude en la percepción de prestaciones de desempleo".

Va a haber menos personas con derecho a cobrar el desempleo

Rajoy es muy claro al decir que los funcionarios no recuperarán el 5% que se les ha recortado, pero sobre posibles futuros recortes solo especifica que hará "lo posible para no hacerlo". Sí insiste en la necesidad de "ser mucho más estrictos y pensar mucho más las cosas antes de contratar gente".

Para Rajoy el que los profesores se vean obligados a dar dos horas más de clase, como sucede en la Comunidad de Madrid, "no afecta a la calidad de la educación", que será otra de sus prioridades. En este apartado, Rajoy cree "que se puede ir a un bachillerato de tres años" y dice que ha encargado un estudio "de cómo funciona la FP en Alemania".

El líder del PP rechaza la UE de dos velocidades, que le parece "un disparate, un atraso que no nos podemos permitir" y defiende su compromiso de "permanencia en la moneda única", por eso la primera ley que aprobará es la Ley de Estabilidad y acometerá de forma urgente "la reforma laboral, antes del verano" y la "reestructuración de nuestro sistema financiero".

Tabaco, aborto, bodas gays, ETA...

Tras la polémica en torno a sus confusas declaraciones sobre la actual Ley del Tabaco, repite que cambiar la ley no es "una de sus múltiples prioridades"  y solo reconoce que es  "partidario de estudiar una fórmula que permita un poco de flexibilidad".

Con respecto a las bodas homosexuales, esperará a ver "lo que decide el Tribunal Constitucional" y sobre la Ley del Aborto  "cambiará dos o tres cosas", pero afirma que "no la va a derogar y cambiarla toda".

Rajoy evita especificar qué va a hacer respecto al alto el fuego de ETA "habrá que ir viéndolo en su momento" e insiste que su lema es "que se cumpla la ley".

El líder del PP deja claro también en la entrevista que su prioridad en política internacional son la UE, el Sur e Iberoamérica, pero defiende el trabajo que queda por hacer para fomentar las exportaciones con China, India, Rusia y Brasil.

Con Ángela Merkel reconoce que habló la última vez "hace dos meses y algo" y sobre la salida de Berlusconi confiesa que no puede decir siempre lo que piensa, aunque defiende que "los gobernantes sean elegidos por los ciudadanos", en referencia a lo que ha sucedido en Italia con Monti, o en Grecia con Papademos. En este sentido, Rajoy ha declarado en varias ocasiones su preferencia por "los buenos políticos " en lugar de los tecnócratas.

No pierde la ocasión Rajoy al final de la entrevista de defender la labor de Francisco Camps, "que no es ningún corrupto" y la gestión del PP en la Comunidad Valenciana y en Ayuntamiento de Madrid.