'Monstruoso' grupo finlandés vence en Eurovisión, España fracasa
Reuters Reuters

Lordi logró 292 puntos de los votantes telefónicos de 38 países con su canción 'Hard Rock Hallelujah', en una actuación en la que divirtió y sorprendió a los espectadores.

España, que se presentó a concurso de la mano del grupo andaluz Las Ketchup, acabó en el vigésimo primer puesto

En segundo lugar se colocó Rusia, con 248 puntos, gracias a la canción de Dima Bilan 'Never let you go'.

Bosnia fue tercera con 229 puntos logrados por el grupo Hari Mata Hari, que interpretó una melódica canción llamada 'Layla'.

Las actuaciones recorrieron una amplia gama de estilos musicales que fueron de la música disco al rap, pasando por melodías de inspiración étnica.

La banda finlandesa dio las gracias a los espectadores por votar su canción, en la que el cantante principal del grupo aparecía levantando una enorme hacha de doble filo en una actuación inspirada en la banda de rock de los 70 Kiss.

'Lo que ha mostrado esto es que hay distintos estilos de música además del pop y del rock', declaró Mr Lordi, el líder de la banda, en una rueda de prensa. 'Eso debe ser la meta de Eurovisión'.

Aunque muchas veces identificada con canciones cursis y de letras manidas en la parte occidental del continente, el concurso anual ha ganado bastante interés de los espectadores de Europa del este.

El concurso de Eurovisión se emitió en directo en toda Europa con una audiencia estimada de 100 millones de televidentes, y con casi 25.000 visitantes y periodistas acudiendo a Atenas para el evento.

Aunque muchos ganadores anteriores han acabado en un discreto segundo plano, el festival ha lanzado la carrera de grandes grupos como Abba y Celine Dion.

En Finlandia, la gente joven de la capital Helsinki dio la bienvenida a la noticia con gran entusiasmo.

'Es maravilloso que Finlandia haya ganado finalmente algo. ¡Aunque a mí no me guste Lordi, es magnífico! No ganamos nada', declaró Mari Pelli, un joven de 18 años.

Grupos de gente joven caminaban de bar en bar entonando la canción a pleno pulmón.

'Estoy muy contento de que hayan ganado. Eurovisión es un espectáculo para el entretenimiento, no para la música', declaró Mikko Mattila, un estudiante de 30 años.