Dos detenidos y tres heridos cuando protestaban por un concierto nazi en Barcelona

  • Democracia Nacional lo organizó con motivo del Día de la Hispanidad.
  • Estaba previsto que fuera en Sabadell; al final fue en Barcelona.
  • Los Mossos d'Esquadra activaron un dispositivo para impedirlo.
Acto de Democracia Nacional.
Acto de Democracia Nacional.
EP

La Guardia Urbana ha irrumpido sobre las 19.30 horas en el local del Poblenou, en Barcelona, en el que supuestamente se celebraba el concierto neonazi de las juventudes de Democracia Nacional, y ha certificado que no se está llevando a cabo el recital. A resultas de la intervención, han sido detenidas dos personas y otras tres han resultado heridas. Estas personas se habían concentrado en protesta por el concierto.

La policía ha encontrado a los simpatizantes del partido reunidos, pero sin las actuaciones musicales previstas, y está comprobando la licencia del establecimiento para certificar que la actividad desarrollada se adecua al permiso que tiene.

Previamente, los Mossos d'Esquadra se han trasladado al local, pero no han podido intenvenir de forma directa al tratarse de un club privado. Tras conocer la nueva ubicación del concierto, la policía autonómica ha pedido permiso a la Fiscalía para entrar en el local, pero ha sido denegado ya que está inscrito como club social privado y la legislación lo impide.

El presidente de Democracia Nacional (DN), Manuel Canduela, había explicado que el concierto neonazi previsto para este miércoles en Sabadell (Barcelona) con motivo del Día de la Hispanidad se mantenía, aunque se traslada a Barcelona.

En declaraciones a los medios después de un acto de homenaje a la bandera española convocado por su formación, ha asegurado que el recital no se haría en Sabadell, donde estaba previsto antes de que los Mossos d'Esquadra activaran un dispositivo para impedirlo, con el apoyo del alcalde de la ciudad, Manuel Bustos.

Para Canduela, Bustos debería haberse limitado a movilizar a la policía local para velar por la seguridad de los asistentes al concierto, pero "querer multar a la sala que lo acoge e intentar boicotear el acto de un partido legal, es ser un delincuente", ha zanjado.

"En todo caso, el nazi será él, que se cree el sheriff de la república de Sabadell, algo demencial", ha lamentado. Canduela ha defendido las letras de los grupos y ha criticado que se quiera prohibir ese recital y se permitan conciertos de grupos como Soziedad Alkoholika ("con letras contra la policía") y los italianos Banda Bassotti ("abiertamente proterras").

Homenaje a la bandera

Canduela ha hecho las declaraciones al finalizar el acto, que han secundado unos 500 seguidores en la plaza de Sant Jordi de Barcelona, rodeados del habitual control policial, que este año incluía a agentes grabando la concentración. En la plaza se han habilitado puestos de venta de libros, lotería y camisetas, el producto más vendido, además de un área infantil donde los menores podían pintarse la cara con los colores de la bandera española.

La mayoría de los asistentes han sido hombres mayores y chicos entre los veinte y treinta años, muchos de ellos ataviados con camisetas de la selección española y otras prendas con lemas como Primero los españoles, Viva España, Ni un paso atrás; y camisas azules con los emblemas de Falange, además de brazaletes con los colores de la bandera.

En su parlamento, Canduela ha criticado el control de los Mossos (a quienes se ha dirigido como la fiscalía del odio) y ha pedido al pueblo español que retome las riendas del país, para que el acto del 12 de octubre "no sea una reunión folclórica una vez al año, y sirva para forjar una resistencia nacional".

Durante los discursos, se ha reivindicado la identidad española de Gibraltar y se ha pedido controlar la frontera con Marruecos, expulsar a los inmigrantes "que no sean estrictamente necesarios", garantizar por ley la autoridad paterna, suprimir las autonomías, castigar el aborto y aumentar el gasto en defensa, entre otras medidas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento