La Sociedad Española de Calidad Asistencial presenta una propuesta de indicadores de calidad para los hospitales

Más de 600 profesionales sanitarios asisten en Murcia al Congreso de la Sociedad Española de Calidad Asistencial
Congreso Nacional De La Sociedad Española De Calidad Asistencial
Congreso Nacional De La Sociedad Española De Calidad Asistencial
SOMUCA

La Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA) ha presentado este miércoles una propuesta de indicadores de calidad para los hospitales del Sistema Nacional de Salud (SNS), monotorizar e impulsar la mejora continua en los hospitales del Sistema Nacional de Salud, según informaron fuentes de esta organización en un comunicado.

La SECA ha hecho esta presentación en el XXIX Congreso Nacional de la Sociedad Española de Calidad Asistencial, al que asisten más de 600 profesionales, que tiene lugar hasta el viernes 7 en Murcia, y que abordará aspectos como la seguridad e información del paciente, la gestión de la calidad, o la calidad asistencial en tiempos de crisis, entre otros.

La propuesta es el resultado de un grupo de trabajo promovido por la SECA, y en el que han participado otras sociedades científicas, entre las que están la Asociación Española de Cirujanos (AEC) la Sociedad Española de Urgencias y Emergencias (SEMES), la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC).

El presidente de la Sociedad Española de Calidad Asistencial, Pedro Parra; y los miembros del Centro Superior Investigación en Salud Pública de Valencia, Salvador Peiró Moreno y Ricard Meneu de Guillerna han sido los encargados de presentar los resultados de este trabajo. Los tres son coautores del trabajo, junto con José Eduardo Calle Urra y Teresa Ramón Esparza, ambos del Programa EMCA de Murcia.

Parra ha explicado que "estos indicadores harán posible identificar prácticas asistenciales con potencial de mejora, y podrán ser utilizados como una herramienta que guíe los esfuerzos de mejora de la calidad".

"Su empleo sistemático para el control de la calidad de la atención prestada por los hospitales contribuye también decisivamente a aumentar la transparencia para los profesionales, centros, servicios, pacientes y ciudadanos. Pero principalmente proporciona información para orientar adecuadamente las iniciativas de mejora de la calidad", añade.

Ha señalado también que existen multitud de iniciativas para medir la calidad de la asistencia prestada en los hospitales del SNS, pero que "todo este esfuerzo dista de optimizarse por la dispersión de iniciativas, inconmensurabilidad entre indicadores similares y, sobre todo, por la carencia de un repositorio de referencia al alcance de todos los implicados en las tareas de mejora de la calidad hospitalaria".

Tres fases

El proyecto se ha desarrollado en tres fases; una primera de identificación de indicadores de calidad asistencial; la segunda, de selección de indicadores y consenso, y la tercera de elaboración de las fichas de los indicadores seleccionados.

En la primera fase, se revisaron diferentes baterías de indicadores a nivel nacional e internacional, y se extrajeron conclusiones, como, por ejemplo, que no se dispone de un marco conceptual consensuado para la clasificación de los indicadores; que muchas de las medidas se relacionan con la mejora de la calidad en el nivel macro, y que la mayor parte de los indicadores se refieren al área de hospitalización quirúrgica.

Así, los investigadores realizaron una primera propuesta con 85 indicadores que fueron clasificados en distintas áreas, como demoras, continuidad, adecuación de indicación ó de procedimiento, seguridad, reingresos, mortalidad.

Ya en la segunda fase, valoraron y priorizaron la primera propuesta de indicadores, en función de dos criterios, como la relevancia o importancia del indicador (impacto potencial en los resultados en salud en relación con el aspecto evaluado) y si es atribuible al hospital. Se realizaron además propuestas de nuevos indicadores a incluir en el listado.

Una vez valorada toda la información anterior, el grupo de trabajo decidió realizar una segunda propuesta de indicadores, constituida por un total de 74 medidas. Tras una segunda fase de priorización, elaboraron una tercera propuesta de indicadores con un total de 63 medidas, y elaboraron las fichas de los indicadores seleccionados, con la colaboración de las sociedades anteriormente citadas.

Tras la revisión conjunta con estas sociedades se obtuvo la propuesta definitiva que cuenta con un total de 51 indicadores, para los cuales se elaboró la ficha con toda la información relevante que permita su medición.

Inauguración del congreso

El XXIX Congreso de la Sociedad Española de Calidad Asistencial, SECA, ha sido inaugurado este miércoles en el Auditorio y Centro de Congresos Víctor Villegas de Murcia, con las intervenciones de José Antonio García Córdoba, director general de Planificación, Ordenación Sanitaria y Farmacéutica e Investigación de la Consejería de Sanidad y Política Social; Carmen Moya García, directora general de la Agencia de Calidad del Sistema Nacional de Salud; Pedro Parra, presidente de la Sociedad Española de Calidad Asistencial; Rafael Gomis, presidente del Comité Organizador, y Manuel Alcaraz Quiñonero, presidente del Comité Científico.

Moya ha afirmado que el "sistema nacional de salud debe ser sostenible, sin que para ello cambie su carácter público, su universalidad y el nivel de calidad que tiene en estos momentos". La directora general de la Agencia de Calidad del Sistema Nacional de Salud ha desataco la eficiencia del sistema y que es uno de los "principales motores de la economía".

En la misma línea, Parra ha manifestado que la situación de recortes tiene un claro impacto en los sistemas de calidad de la Salud". "Hay que abordar reformas pero la solución no puede ser un recorte indiscriminado".

Por su parte, en la conferencia inaugural, José Ramón Repullo Labrador, jefe de Departamento de Planificación y Economía de la Salud de la Escuela Nacional de Sanidad, respecto a la situación actual del sistema nacional de salud, ha afirmado que uno de los puntos más débiles para hacer frente a esta situación "somos nosotros mismos; la cultura profesional y la gerencial han cristalizado un modelo reactivo, basado en la sostenibilidad externa y poco dado a concesiones o cambios substanciales".

En su opinión, "mover la cultura profesional y gerencial es hoy una prioridad", y para que siga habiendo medicina social "en medio de un capitalismo de casino, la profesión médica y enfermera deben blindarse moralmente y ser capaces de nadar contra-corriente". A su jicio, para la cultura gestora "habría que articular un conjunto de medidas de profesionalización de puestos directivos, y mecanismos de buen gobierno".

"Queda un problema al que no hemos sabido dar respuesta: la insoportable levedad del Sistema Nacional de Salud, que carece de mecanismos de gobierno y cooperación eficaces, y cuya difusa institucionalización no permite ni definir claramente derechos de aseguramiento, ni mecanismos de financiación para la cohesión, ni modelos de coordinación extracompetencial.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento