Los transexuales verán reconocida su identidad con todas las de la ley

El Gobierno anunció en el Congreso que reformará la Ley de Registro Civil antes del  30 junio, como reclama este colectivo.
Helena Ramírez.
Helena Ramírez.
Sergio González
El ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, anunció el miércoles que la esperada ley de identidad sexual –una promesa electoral del PSOE con el colectivo transexual y cuyo retraso ha motivado incluso amenazas de huelga de hambre en Madrid, Euskadi y Cataluña– comenzará el trámite parlamentario antes del 30 de junio. «Evidentemente, la huelga prevista para el 15 de mayo queda desconvocada ante el anuncio oficial del Gobierno», explica a 20 minutos Carla Antonelli, activista y responsable del área transexual del PSOE. La nueva norma, una reforma de la ley reguladora del Registro Civil, finalmente no seguirá el modelo alemán de dos velocidades –que distingue entre los operados quirúrgicamente y los que no–, sino que asegurará el cambio registral de sexo en ambos casos, tras comprobar la identidad del transexual con un diagnóstico y tratamiento.

«Todos ganamos»

«No es una cuestión de vencedores y vencidos, sino de justicia, hemos ganado todos y el Gobierno ha demostrado que está al lado de los más excluidos», afirma Antonelli. La diputada Carmen Montón recordó ayer en el pleno del Congreso la marginación y exclusión que padecen actualmente los transexuales por no tener una documentación adecuada.

«Quiero un DNI con mi sexo real»

Gorra roja, falda de tubo, medias de rejilla, botas altas. Vagina y pechos. De la cabeza a los pies, Helena Ramírez. Nos vamos a quedar sin saber su primer nombre, el que le pusieron sus padres cuando nació, como niño, en el barrio de los Austrias de Madrid, en 1954. «Mi nombre de nacimiento se me ha olvidado».

Esperó mucho para entrar en el quirófano –tenía que atender a las «servidumbres familiares» y estar segura de la estabilidad laboral–, pero sabe, desde los 10 años, que la naturaleza se había equivocado: «Algo me fue diciendo que mis genitales no correspondían a mi psicología».

Hace tres años se animó a tener, además de ánimo y sentimientos femeninos, morfología de mujer. Un cirujano de Burgos practicó la doble operación de cinco horas y media: vaginoplastia y mamoplastia de aumento. Le cobró 14.000 euros («me rebajó, lo normal es 18.000»). Tuvo que pedir un crédito.

Optimista y perseverante, Helena trabaja desde hace 30 años en la Administración pública. Es secretaria de la Secretaria General de Bellas Artes del Ministerio de Cultura. Nunca le dio por los romances, «soy una mujer entregada a mi trabajo», aunque no lo descarta, ya que es «capaz de tener una vida sexual plena».

Su DNI todavía no dice Helena. Se niega a cambiarlo judicialmente y espera, «con ilusión», la ley de identidad de género. Desea que el PSOE haga «una ley correcta, porque ningún partido va a permitir que alguien que tenga sexo masculino sea mujer. ¡Nombre de mujer y género de mujer para alguien que tenga pollón y huevos! No quiero una ley que permita a personas con nombre de mujer inseminar a otras mujeres». Pero eso sí: «Quiero un DNI en consonancia con mi morfología, mi sexo real».

Ficha

¿Cuántos son?

Unas  10.000 personas en toda España.

¿En qué países está regulado?

Reino Unido, Francia, Suecia, Italia, Dinamarca, Holanda, Bélgica y Turquía.

¿Qué establecerá la  ley?

Contemplará cambios registrales de sexo y nombre, reconociéndolos jurídicamente. Establece un periodo de tiempo previo  y  diagnóstico, y que la persona haya logrado una apariencia acorde   con su sexo. Por el momento, se desconoce si la Seguridad Social incluirá las operaciones de cambio de sexo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento