Soraya Sáenz de Santamaría
La portavoz del PP en el Congreso Soraya Sáenz de Santamaría. EFE

El Partido Popular quiere que la dispensación de la píldora poscoital se haga tras haber visitado a un médico. Actualmente se puede obtener en farmacias y centros de salud sin necesidad de que un doctor reconozca a la mujer. También ha vuelto a asegurar que reformarán la ley del aborto si ganan en las elecciones generales del 20-N.

La portavoz popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado que dar la píldora del día después sin antes haber visto a un doctor no sólo "no beneficia" a las mujeres sino que las "priva de una atención necesaria".

Sáenz de Santamaría ha considerado "incongruente" que en un país como éste, con una sanidad universal y gratuita y en la que las urgencias funcionan "tan bien", no sea necesario pasar por el médico para pedir este medicamento.Tras precisar que no es doctora, ha asegurado que la píldora “es una inyección de hormonas importante y puede tener sus consecuencias".

Según un estudio publicado este jueves sobre la píldora poscoital, el 60,2% de las españolas cree que su uso puede ser perjudicial para la salud. Este texto también observa que solo ha sido usado por un 14,4% de la población femenina, asociada de forma mayoritaria a una situación de urgencia.

Cambiar la ley del aborto

En respuesta a una pregunta sobre la actual ley del aborto, que la coordinadora de Participación Social del PP, Ana Pastor, aseguró que derogarían si llegan al poder, Sáenz ha precisado que se tienen que modificar algunos puntos.

En particular, la portavoz se ha referido a la posibilidad de que las menores pueden abortar sin presencia de sus padres. Este supuesto está contemplado en caso de que avisar a un padre produzca a la menor un conflicto grave con riesgo de amenazas, coacciones o malos tratos, y la decisión recae en el médico.

También ha recordado que el PP interpuso un recurso ante el Tribunal Constitucional ya que, a su juicio, el sistema de plazos no entra dentro de la jurisprudencia que sentó el TC ante la primera legislación sobre aborto.

La anterior ley se basaba en tres supuestos: en caso de violación dentro de las primeras 12 semanas, grave peligro para la vida o la salud física o psíquica de la embarazada sin límite en las semanas de gestación o que el feto pudiera nacer con graves taras físicas o psíquicas, siempre que el aborto se practicase dentro de las 22 primeras semanas de gestación.