Estos objetivos individuales, siguiendo el procedimiento establecido en la normativa de Estabilidad Presupuestaria, fueron presentados por el Ministerio de Economía y Hacienda al Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), que los informó favorablemente en la sesión celebrada el 27 de julio de 2011.

Concretamente, el departamento dirigido por Elena Salgado fijó un déficit para 2012 del 1,3% del PIB regional, del 1,1% en 2013 y del 1% en 2014.

Estos objetivos de estabilidad presupuestaria están condicionados a que las comunidades autónomas presenten o actualicen sus planes económico-financieros de reequilibrio, y a que las medidas incluidas en éstos sean declaradas idóneas por el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

En caso de que no presenten o actualicen dichos planes, y teniendo en cuenta las previsiones incluidas en el informe sobre la posición cíclica de la economía española, el objetivo de estabilidad deberá respetar los límites establecidos en la Ley Orgánica 5/2001, complementaria a la Ley General de Estabilidad Presupuestaria, que establece el déficit cero para los tres ejercicios.