El Ayuntamiento de Garafía, en la isla de La Palma, ha informado este viernes de que "no se va a proceder al despido de trabajadores de la Corporación y mucho menos a aplicar un Expediente de Regulación de Empleo".

La aclaración llega después de que el alcalde de la Villa, Yeray Rodríguez, expusiese en diferentes medios de comunicación la complicada situación económica del Ayuntamiento.

De este modo, el Ayuntamiento ha señalado que existen 39 trabajadores municipales que finalizan en los próximos tres meses sus contratos y se trata de convenios con otras administraciones cuya finalización estaba prevista desde el momento de la firma de los mismos.

Por ello, el Consistorio quiere evitar el "alarmismo" y aclarar que, aunque la situación actual no es buena para ninguna entidad pública, el pago de las nóminas se ha venido realizando con normalidad y que actualmente éste no corre peligro y tampoco el pago a los proveedores.

Por último aclara también que esta finalización de contratos no afectará al Servicio de Atención a Domicilio, ya que la prioridad del Ayuntamiento "siempre ha sido y es garantizar" la atención a los mayores, pues al tener una población bastante envejecida se han hecho previsiones para continuar atendiendo a este colectivo sin que se vea disminuida la calidad del mismo y muy especialmente los que se encuentran en el Centro de Mayores "Sor Josefa Argote Argote" de Franceses.