Bastón de alcalde
El nuevo alcalde de Badalona (Barcelona), Xavier García Albiol. EFE

Un total de 24 agentes de la Guàrdia Urbana de Badalona patrullan a pie desde este lunes por las calles de la ciudad. Forman parte del cuerpo de la Policía de barrio, configurada por un total de 42 efectivos y que fue una de las promesas electorales del alcalde de la ciudad, Xavier García Albiol.

Su objetivo, "prevenir" cualquier tipo de conflictoSu objetivo, "prevenir" cualquier tipo de conflicto. Para ello, los agentes disponen de un teléfono móvil y tarjetas de visita que entregarán, sobre todo, "a los comerciantes para que les llamen directamente si tienen algún problema", aseguró este lunes durante la presentación del servicio, García Albiol. Y añadió: "de la misma manera que cuando tenemos algún problema llamamos a la mujer o los padres, pues esto es lo mismo, cuando tengan algún problema, podrán llamar a su Policía de barrio".

Patrullan de lunes a viernes entre las 8.15 y las 18.30 horas y su trabajo es "preventivo", cerca de colegios o de zonas comerciales. Entre otras, sus tareas se centran en "detectar puntos conflictivos, establecimientos con deficiencias administrativas y viviendas susceptibles de sobreocupación". Los policías de barrio patrullan de dos en dos, siempre por la misma zona. Para distribuirse, se ha dividido Badalona en cuatro circunscripciones, con tres parejas de agentes cada una.

La Policía de barrio fue una de las promesas electorales de García AlbiolTraslado voluntario

Los policías que forman parte de este nuevo cuerpo se han presentado voluntariamente y no han recibido ningún curso específico, aunque todos cuentan con varios años de experiencia en la Guàrdia Urbana. Es el caso de Núria, la única mujer del grupo, que entró en el cuerpo en la promoción del 81. Entonces era agente de barrio, un trabajo para el que se necesita "una sensibilidad especial", dice. Y ahora, tras años en un coche patrulla, vuelve a sus orígenes. Junto a Emilio recorre la zona de la Salut.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.