Abusos en la compraventa

Por necesidad: La evolución al alza del mercado inmobiliario ha hecho que muchos compradores se vean en la obligación de aceptar cláusulas abusivas ante la urgencia de encontrar casa, según las asociaciones de consumidores.
.
.
Luis Frutos
Pagos en dinero negro, falta de garantías, retrasos injustificados... La tipología de abusos a los que se puede enfrentar un comprador de vivienda es muy variada. Aunque no son la práctica mayoritaria en una operación de compraventa, siguen existiendo; la mayoría de ellos, amparados por el silencio de los propios afectados. «La denuncia es fundamental –afirma Gustavo Samayoa, de la Federación de Consumidores Independientes (FUCI)–, el comprador no puede aceptarlo todo». Las asociaciones de usuarios denuncian que muchos compradores se ven obligados a aguantar carros y carretas por la necesidad de vivienda o el desconocimiento.

Abusos más comunes

Dinero negro: Algunas gestoras de cooperativas piden el pago en negro de un sobreprecio –también ilegal– en la adquisición de VPO.

Demoras: Los retrasos injustificados en la entrega de la vivienda con respecto a lo anunciado por la promotora son denunciables y pueden dar lugar a indemnizaciones.

Calidades: Los defectos de construcción o el incumplimiento de las calidades publicitadas provocan la mayor parte de las denuncias relacionadas con la vivienda.

Imposiciones: La promotora no puede imponer el notario al comprador ni obligarle a subrogarse al crédito hipotecario contratado por ella.

Dinero no avalado: En la compra sobre plano se debe exigir un aval o un seguro de caución de las cantidades entregadas a cuenta.

Pisos ‘fantasma’: Este fraude, que consiste en la venta de pisos sin haber comprado los terrenos, se puede evitar acudiendo al Registro de la Propiedad.

La vivienda usada no se libra

El pago de dinero negro –que evita impuestos tanto al vendedor como al comprador– también está entre los abusos más habituales en la venta de una vivienda usada. Así como la falta de información sobre sus cargas, como el pago de derramas o la suspensión de la Inspección Técnica de Edificios, algo fácilmente comprobable acudiendo al ayuntamiento. Otra práctica ilegal es especular con una vivienda revendiéndola antes de la entrega de llaves.

Testimonio

Ana María Administrativa, 41 años

«Al final hay que pasar por el aro»

«Yo he tenido que hacer lo mismo que han hecho todos alguna vez», se justifica Ana María, que acaba de adquirir un piso de segunda mano. Para poder comprarlo, el propietario le exigía hacer el contrato de compraventa por una cantidad menor del valor real de la vivienda y pagar la otra parte en dinero negro. «A mí no me convenía, sobre todo porque no tenía el dinero físicamente, pero tuve que hacer el esfuerzo de juntarlo», reconoce la compradora, quien asegura que «si quieres conseguir una casa que te guste, no puedes dormirte y al final hay que pasar por el aro». Está convencida de que si no hubiera pagado las cantidades demandadas por el propietario, otro lo habría hecho: «Madrid está lleno de gente que busca piso».

  • ¿Has sufrido algún tipo de abuso al comprar tu vivienda? Cuéntanoslo en vivienda@20minutos.es, por correo a Plaza del Callao, 4, 2.º o en los comentarios. 
Mostrar comentarios

Códigos Descuento