Surgió hace ocho años como un proyecto prioritario para eliminar los atascos entre la conflictiva rotonda de Miraflores y Bolueta, pero, a día de hoy, la variante de Ibarsusi «no es un proyecto prioritario para el Ayuntamiento bilbaíno».

Ésa fue la respuesta de la Diputación vizcaína, la responsable de la futura infraestructura, a la solicitud del PSE-EE en Juntas Generales.

El proyecto es la prolongación de la autovía que conecta la rotonda de Ibarsusi, entre Txurdinaga y Bolueta, y el Alto de Santo Domingo. El PSE-EE de Bilbao solicitó, por ello, al Ayuntamiento que dé prioridad al proyecto, dada la población de la zona.

Esta infraestructura no aparece en el plan de accesos que la Diputación desarrollará hasta 2016 y en el que figuran la Cornisa de Olabeaga, la ampliación de la entrada por Enekuri y el desdoblamiento de Santo Domingo. «Por Bolueta pasan cada día unos 40.000 ó 50.000 coches; pero en unos años lo harán 20.000 más», explicó el concejal socialista Txema Oleaga.

La Diputación llevará a cabo, de momento, la reordenación de la rotonda de Miraflores, un conflictivo nudo donde los atascos se suceden a diario. El proyecto ya está redactado y su construcción comenzará después del verano. Las principales modificaciones consistirán en una regulación por medio de semáforos.