El fotograma IMAX es diez veces más grande que el estándar de 35 milímetros que utiliza el cine convencional, por lo que ofrece unas imágenes más claras, nítidas y sin imperfecciones. Permite, además, el visionado de películas en tres dimensiones.