Tres años fuera de servicio o la expulsión definitiva del Cuerpo. Es lo que les espera a cuatro policías locales de Alicante, en caso de que se confirme su supuesta implicación en la reventa de CD y DVD decomisados a manteros, según fuentes de la Policía Local que investiga, además, si alguno de estos agentes recibió dinero a cambio de alertar a las redes piratas sobre actuaciones policiales de decomiso de CD.

Fuentes de la investigación confirmaron ayer que los policías locales investigados –todos son del turno nocturno–, han prestado declaración y uno de ellos incluso ha querido implicar a compañeros de otros turnos, «para intentar escurrir el bulto», dicen.

Estas mismas fuentes afirmaron ayer que la investigación puede demorarse una semana más porque los testimonios de los implicados y de los testigos siguen aportando datos. No obstante, todos, a excepción de los implicados, «coinciden en sus declaraciones», lo que implicaría que «puede haber algo detrás», según estas fuentes.

Al parecer, las imputaciones parten de los propios compañeros de los agentes y de los vendedores ambulantes, a quienes supuestamente se les habría ofrecido también la recompra de la mercancía decomisada.

La Concejalía de Seguridad Ciudadana y Tráfico ha abierto esta investigación interna a instancias del responsable de este departamento, el concejal de Seguridad, Luis Concepción.

Mala imagen para toda la Policía

La imagen de la Policía Local de Alicante se deteriora. Con estas palabras se refirió ayer el Sindicato Profesional de Policía Local y Bomberos de Alicante a la polémica suscitada a raíz de la investigación de los cuatro agentes. Las mismas fuentes señalaron que es «un perjuicio para la buena labor de la Policía Local de Alicante y nos parece deleznable que se produzcan estas circunstancias». El sindicato también solicitó a los encargados de la investigación que «se garanticen los derechos de las personas imputadas y testigos». También exigen que la investigación sea rigurosa y objetiva.