Los pediatras de la Comunitat disponen desde hoy de una hoja de notificaciones renovada (la rellenan cuando observan indicios de malos tratos o desprotección del menor) en la que se han actualizado los indicadores que determinan si el menor se encuentra en una situación de riesgo.

Retrasos en el desarrollo, escasa higiene, desnutrición  o persistencia inexplicable de enfermedades en el niño pueden dar pistas al doctor de que algo no anda bien.

También que los padres nunca acudan al centro sanitario cuando son citados, cambien habitualmente de hospital o usen al niño en tareas impropias para su edad.

Rellenan entonces este parte que, hasta ahora, se mandaba a los Servicios Sociales para que se hicieran cargo del caso. A partir de la orden que se publicó ayer en el Diari Oficial de la Generalitat, otra copia irá a Sanidad, que creará un registro con todos los casos, según fuentes sanitarias.

Además, pretende ser un instrumento coordinador, «de intercomunicación entre el ámbito sanitario, municipal y autonómico de servicios sociales».