Rajoy, que se ve ganador el 20-N, reconoce en Soutomaior el papel de Feijóo como pionero en la ola de recortes

Los populares gallegos arropan a su líder en un acto multitudinario, en el que tanto Rajoy como Feijóo recordaron a Manuel Fraga
Rajoy Y Feijóo En Soutomaior
Rajoy Y Feijóo En Soutomaior
EUROPA PRESS

Con el aval de las encuestas y la huella de la crisis sobre la gestión del actual Ejecutivo socialista, el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, se ve ganador en la cita con las urnas que tendrá lugar el próximo 20 de noviembre (20-N), como también lo ven los suyos y así se evidenció en el acto de inicio del curso político que tuvo lugar este sábado en Soutomaior (Pontevedra), donde lo arroparon de forma multitudinaria.

La cúpula autonómica de la formación popular gallega y las directivas provinciales, así como numerosos alcaldes, cumplieron con las expectativas de la organización —que había previsto la asistencia de unas 2.000 personas— y evidenciaron con su presencia que confían en que su líder ganará al socialista Alfredo Pérez Rubalcaba en la carrera hasta La Moncloa y que están dispuestos a apoyarle para que así sea.

"Dicen que el PSOE adelantaron las elecciones no para ganar, sino para evitar perder más", bromeaba alguno de los asistentes al evento, en el que se también se dejó ver la plana mayor de la Xunta, encabezada por su presidente y líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, quien a su vez, dio por hecho que Rajoy ganará el 20-N "porque España lo necesita".

La intervención del propio Mariano Rajoy no dejó lugar a dudas sobre su confianza en que ésta vez sí logrará convertirse en el presidente de España. No en vano, tanto él como Feijóo se esforzaron por situar "al PSOE, Zapatero y Rubalcaba" en el pasado y por insistir en mirar "al futuro" que ven cada vez más próximo conforme se acerca el 20-N.

En este contexto, centró buena parte de su intervención en avanzar qué gobierno quiere proponer e incluso por concretar ejes de su "gran proyecto nacional sin exclusiones", en el que busca integrar "a la inmensa mayoría" de los españoles para acometer una ardua tarea "modernizadora". También dio algunas pinceladas sobre su programa, "el del cambio", y, en su conjunto, anticipó que seguirá buena parte de las recetas de Feijóo.

Así lo demostró con su insistencia en los conceptos de austeridad y en la necesidad de acometer recortes para "garantizar los servicios públicos". En una semana en la que los planes de recortes impulsados en comunidades como Castilla-La Mancha, gobernada por María Dolores de Cospedal (PP), han cobrado protagonismo informativo, Rajoy no se ha olvidado de recordar que Feijóo es pionero en este tipo de políticas.

"Una ola de buen gobierno y austeridad comenzó en Galicia en el año 2009, es justo y lo digo, porque es verdad y me siento muy orgulloso. Una ola de austeridad que preserva los servicios públicos. Creemos que puede hacerse eliminando el gasto superfluo y con una política económica responsable", ha proclamado, antes de ensalzar también el cumplimiento de la estabilidad presupuestaria por parte de la Xunta.

Reconocimiento a fraga

En el acto, hubo hueco para pronunciamientos favorables hacia la reforma de la Constitución para limitar el déficit y otros asuntos de actualidad, pero también tuvo sus momentos emotivos. Entre los principales —y más aplaudidos— cuando tanto Feijóo como Rajoy reconocieron con sus palabras la trayectoria de Manuel Fraga, que ha decidido retirarse de la vida política activa.

Ambos políticos insistieron en que el presidente fundador "sigue en el PP" y Rajoy confió en que continuará "ayudando como siempre ha hecho". Éste también tuvo palabras de agradecimiento para el PPdeG, con especial intensidad para el pontevedrés, y convirtió a la siempre polémica conexión del AVE a Galicia —que erigió en una de sus prioridades si gobierna— en el eje central de su discurso en clave gallega.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento