Asaja ha asegurado este viernes que la nueva Política Agrícola Común (PAC) desincentivará el monocultivo del maíz en la provincia León, tras acceder a los borradores de reglamentos para el periodo 2014-2020, textos que oficialmente presentará el comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, a mediados del próximo mes de octubre.

En este sentido, precisó que los pagos que percibirán los agricultores constarán de tres componentes: uno base por superficie cultivada, otro por prácticas beneficiosas para el clima y el medioambiente y el último para productores de zonas con limitaciones naturales como áreas de montaña.

Para percibir el pago por 'prácticas beneficiosas para el medio ambiente', que alcanza el 30 por ciento de todos los fondos, se exige una rotación o diversificación de cultivos, circunstancia que no se cumple en cientos o incluso miles de explotaciones agrarias de regadío leonesas en las que el maíz es cultivo único o mayoritariamente dominante, según informó Asaja en una nota recogida por Europa Press.

El borrador de reglamento establece que, para cumplirse el condicionante de diversificación de cultivos, la explotación tiene que producir, al menos, tres cultivos distintos con un mínimo del cinco por ciento de superficie cada cultivo y que ninguno supere el 70 por ciento.

Una "mala noticia"

En este escenario, Asaja consideró que si la medida se aprueba en los citados términos, será una "mala noticia" para el sector agrario leonés, que tendrá que cambiar de cultivos, dentro de las escasas alternativas existentes, para lo que tendrá que realizar más inversiones y "sin expectativas" de que ello suponga una mejora de las rentas.

"Si la mayoría del regadío de León está cultivado de maíz no es por un capricho, sino porque se adapta muy bien agronómicamente a la provincia", argumentó y agregó que el maíz permite unas rentabilidades "razonables".

Además, indicó que las rotaciones de cultivo en las explotaciones de maíz de la provincia son difíciles dado que la climatología obliga durante muchos años a que la planta esté casi 365 días en las fincas, por lo que no da tiempo a preparar las tierras y destinarlas a otros cultivos de siembras más tempranas como la remolacha o el cereal de invierno.

"absolutamente contraproducente"

Por este motivo, la medida de rotación de cultivos puede ser interesante, incluso para el agricultor, en determinadas comarcas, pero generalizarla para todos los agricultores europeos es "absolutamente contraproducente".

En este contexto, recordó que el actual sistema de ayudas busca incentivar la producción orientada al mercado, por lo que esta medida supondría "un retroceso" al obligar al agricultor a olvidarse del mercado y producir en función de las mayores subvenciones que se puedan percibir de los fondos europeos.

Finalmente, insistió en que la provincia de León es la mayor productora de maíz de España, con una superficie declarada en 2011 de 59.100 hectáreas que crecerá en los próximos años con los nuevos regadíos.

Consulta aquí más noticias de León.