El estudio preliminar de la Xunta sobre zonas inundables en la cuenca Galicia-Costa ha detectado un total de 543 kilómetros de río y 39 zonas del litoral con un riesgo "significativo". Se trata de la primera fase de un trabajo que debe concluir con la aprobación, antes de que finalice 2015, de planes de gestión para estas áreas.

El presidente de Aguas de Galicia, Francisco Menéndez, ha explicado en rueda de prensa que el estudio se lleva a cabo en una zona de 13.072 kilómetros cuadrados (Galicia-Costa abarca la provincia de A Coruña, parte de Pontevedra y la Mariña lucense), con 2.033.000 habitantes y en la que hay 14.700 kilómetros de río.

En un primer paso, ha expuesto, se localizaron 5.894 kilómetros de río con riesgo potencial de inundación, de los que 543 presentan un peligro "significativo", al haber en ellas edificaciones, vías peatonales, explotaciones agrícolas o ganaderas u otro tipo de infraestructuras, como instalaciones hoteleras.

También existen amenazas en 39 zonas costeras que pueden inundarse con agua de mar en caso de crecidas de ríos, subidas de la marea o por el cambio climático, ha indicado el presidente de Augas de Galicia, quien ha puesto como ejemplo el caso de Betanzos (A Coruña).

Este primer resultado del estudio, que aún no entra en detalle en cada una de las zonas de riesgo detectadas, será sometido a consulta pública durante tres meses, durante los que Augas de Galicia espera que otras administraciones aporten nueva información. El documento será publicado en el Diario Oficial de Galicia (DOG) previsiblemente el día 6 ó 7 de este mes y debe estar aprobado en diciembre de este año.

Posteriormente, el Gobierno gallego elaborará mapas de riesgo con la información obtenida, que deben estar listos en diciembre de 2013, y el último paso será la redacción de un plan de gestión del riesgo —para diciembre de 2015—, que establecerá protocolos de actuación en caso de inundaciones y medidas para reducir los riesgos, que tendrán "consecuencias" en la edificación.

Restricciones en usos del suelo

En este sentido, Menéndez ha señalado que tanto las Directrices de Ordenación del Territorio (DOT) y el Plan de Ordenación do Litoral (POL) prevén "medidas genéricas" sobre los usos del suelo y ha añadido que este nuevo plan pueden determinar zonas en las que "sí se van a restringir usos".

Respecto a los edificios o infraestructuras ya construidos, las medidas pasarán por obras de defensa. En cualquier caso, ha destacado el presidente de Augas de Galicia, será necesario analizar "caso por caso" antes de diseñar las intervenciones.

Ahora, ha explicado Menéndez, el estudio entrará en más detalle en las áreas de riesgo significativo detectadas, entre las que ha citado la zona baja del Ulla, en la confluencia con el río Sar, el Umia en Caldas o Betanzos.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.