La capital del ‘botellón’

El polvoriento descampado del Rasillo, en Granada, se convierte en el gran destino del turismo etílico: 25.000 personas diarias.
.
.
Torres
Diez veinteañeras orinan al mismo ritmo en la calle, frente a los 11 autocares de borrachos que ha fletado la Universidad de Málaga. El eslogan institucional de esta magna academia, repetido 11 veces (suficientes para un sistema nervioso ralentizado por el alcohol), es: «Construimos futuro».Estamos en el ‘guetobotellón’ de Granada, un descampado donde beber es un deber. Será desmontado la próxima madrugada después de tres días de dimensiones etílicas proteicas. El Gobierno municipal de la ciudad, del Partido Popular, lo ha conseguido: es la Administración pública española más permisiva con la ingesta de alcohol en público y Granada, destino preferido por el turismo del vaso de plástico.

Sandra Puertas y Mar Núñez, dos muchachas clónicas (20 años y las mismas gafas de sol) llegaron desde Almería para disfrutar de la laxitud: «Lástima que tengamos que volver, pero llevamos aquí desde el sábado y tenemos padres».

«Lo queramos o no, estamos en el siglo XXI y esto es inevitable», dice el empresario que gestiona el trasiego de bebida en el botellódromo de la Huerta del Rasillo, Paco Toro, un granadino de 47 años, padre de dos niñas mellizas de 15. «¿Mis hijas? Cuando sean mayores de edad que hagan lo que quieran», dice. El lunes Paco vendió, pese a la competencia de los minoristas chinos, 20 cajas (200 botellas) de ron Barceló.

Uno de sus clientes es Julián Muñoz, electricista, 24 años, de Algeciras (Cádiz): «Estamos los 20 amigos que vinimos juntos en casa de un colega, tiraos por los suelos. Somos unos profesionales de esto».

La Alhambra, gloria de Granada, recibe una media de 7.000 visitantes por jornada. El Rasillo,  un yermo en espera de especulador (ya tiene dueño, un empresario hotelero que lo ha cedido gratis al Ayuntamiento para la ocasión), gana de calle: 25.000 por día desde las 16 h del lunes hasta la una de la madrugada de mañana.

«No apadrinamos el botellón». El concejal de Juventud de Granada, Juan Antonio Fuentes, no acepta que le llamen promotor del alcohol, ni consiente que al alcalde, José Torres, la oposición socialista le haya puesto el mote de Pepe Botellón.

Lo del ‘botellódromo’ con licitación es defensa propia, dice. «No podíamos hacer otra cosa. Es la única fórmula para evitar que el botellón tome las plazas del centro», donde hoy se celebra la fiesta de la Cruz, una exaltación de la supuesta fecha en que fue hallada la de Cristo.

En el exterior del polvoriento terreno está el aparcacoches. Se llama Pesha y es de Rumanía. El inmigrante sobrio vigila los coches de los bebedores.

‘Macetas’ para todos

Precios populares para un botellón tutelado. Una maceta (como llaman en Granada a los mini) de un litro de cerveza, 4 €. Si el cliente prefiere un combinado de alcohol nacional del mismo tamaño, 8 €. La Junta de Andalucía acusa al Ayuntamiento de Granada de dar un «lamentable espectáculo».

Los reporteros siguen en www.20minutos.es

F versión larga

El reportaje, en versión extensa, en la web del diario.

F blog

Los reporteros de 20 minutos narran el cómo se hizo de la sección. Entra en la bitácora: blogs.20minutos.es/reporteros.

Qué...

El ‘botellón’ más grande de España. En Granada.

Quién...

El Ayuntamiento (PP) apadrina el desbarre.

Cómo...

Concurso público: El Consistorio sacó a concurso la organización del botellón.

Cuándo...

Tres días de alcohol ‘non-stop’. Desde el lunes hasta la una de la madrugada de mañana.

Dónde...

En la Huerta del Rasillo, un descampado frente a dos institutos que ayer tuvieron clase.

Por qué...

Para alejar a los borrachos del centro. Eso dice el Gobierno municipal granadino.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento