El plazo para presentar las declaraciones del IRPF y del Impuesto sobre el Patrimonio comienza el 2 de mayo y finaliza el 30 de junio.

La diferencia entre los ingresos y las devoluciones se situará en una cuota negativa de 2.961 millones de euros, el 2,66 por ciento menos que el año anterior.

En esta campaña, el crecimiento previsto de los ingresos es del 10,28 por ciento, mientras que las devoluciones subirán el 6 por ciento.

Más declaraciones individuales

En cuanto a la forma de declaración, las individuales crecerán el 5,95 por ciento y se situarán en 11,89 millones, mientras que las declaraciones conjuntas sólo aumentarán el 1 por ciento hasta 4,8 millones.

Del Impuesto sobre el Patrimonio (cedido a las comunidades autónomas), se prevén 950.000 declaraciones y una cuota a ingresar de 1.350 millones de euros, el 10 por ciento más que el año anterior.

La vivienda, más controlada

Pedroche destacó entre las novedades de la declaración del IRPF la mejora del control del sector inmobiliario y de las deducciones por inversión en vivienda, ya que se tendrá que incluir el NIF del promotor o constructor al que se hayan hecho pagos y con la cuantía que da derecho a devolución.

Recordó que la consignación del NIF del promotor sólo es necesaria en el caso de la vivienda habitual, que tiene derecho a deducción, y aclaró que en caso de que no figure ese NIF del constructor, no se eliminaría la desgravación, circunstancia ésta que sólo se produciría si se demuestra que no se ha hecho tal inversión.

Además, se seguirá incluyendo la referencia catastral del inmueble y se notificará si el domicilio habitual es vivienda en propiedad o alquilada.

Se incluyen este año nuevas casillas en la identificación de los inmuebles, al tener que determinar dónde está o si no tiene adjudicada todavía la referencia catastral.

Asimismo, en los inmuebles propiedad del declarante que no constituyan su domicilio habitual, también habrá que identificar su uso.

Borradores

Los declarantes podrán suscribirse a un servicio de alertas por móvil que les informará sobre la emisión del borrador de renta o de la devolución en la campaña del año próximo.

Para beneficiarse de este servicio, los declarantes deberán incluir su número de teléfono móvil y marcar la casilla preparada para ello en la declaración del IRPF.

Pedroche destacó que hasta ayer se habían confirmado 507.153 borradores, 184.110 más que el año pasado, lo que representa un incremento del 57 por ciento.

De esos borradores confirmados, se han efectuado ya 216.500 devoluciones (el 9,4 por ciento más que el año anterior) por importe de 116 millones de euros (el 33 por ciento más).

También recordó que en los borradores se consigna la misma opción sobre el porcentaje destinado a la Iglesia o a fines sociales que en la declaración del año anterior, decisión que el contribuyente puede modificar si lo desea, por lo que afirmó que "no hay ninguna manipulación" al respecto y adelantó que el próximo año se consultará a los contribuyentes sobre esta opción.

Sobre el excesivo número de declaraciones a devolver, reconoció que el cálculo de retenciones es "complicado" porque se desconoce el nivel de las deducciones y es "difícilmente posible reducir significativamente esas devoluciones".

Asimismo, mostró su "satisfacción" por los resultados hasta ahora en la lucha contra el fraude, aunque matizó que "hay que seguir avanzando porque la línea es correcta y acertada".

Respecto a la excesiva proliferación en España de billetes de 500 euros, afirmó que "se está en un proceso de investigación, de captación y análisis de información, para sacar las conclusiones necesarias con el fin de realizar las actuaciones correspondientes".

NOTICIAS RELACIONADAS