Corredor de Bolsa
Un corredor de Bolsa observa el tablero electrónico en la Bolsa de Valores de Nueva York. Justin Lane / EFE

Los organismos reguladores de España, Francia, Italia y Bélgica vetan desde este viernes las ventas en corto al descubierto en las Bolsas, en un intento por frenar la especulación en los mercados financieros.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) acordaba este jueves "prohibir de forma cautelar con efectos inmediatos" operaciones sobre valores o instrumentos financieros "que supongan la constitución o incremento de posiciones cortas sobre acciones españolas del sector financiero".

Las ventas en corto son un mecanismo usado por los operadores de Bolsa para apostar a la caída de los títulos de una compañía vendiendo acciones prestadas para después comprarlas a un precio más bajo. Ellos ganan la diferencia y el que se las presta obtiene un pequeño interés.

Falsos rumores

La Autoridad Europea de Valores Financieros (ESMA) informó de que las ventas en corto al descubierto se van a prohibir en un intento por frenar los "falsos rumores" que están desestabilizando los mercados.

La medida tiene un carácter transitorio de 15 días Por este motivo, añade, "resulta preciso revisar la operativa de los mercados de valores con el fin de asegurar el mantenimiento de la estabilidad financiera".

La prohibición, de carácter transitorio durante 15 días y que podrá ser prorrogada si se considera necesario, afectará a cualquier persona física o jurídica que lleven a cabo operaciones "que supongan la constitución o incremento de posiciones cortas sobre acciones españolas del sector financiero".

Caídas consecutivas

La ESMA es consciente de los problemas de especulación que se están viviendo y los mercados están "nerviosos" al respecto, dijo el portavoz: "Hoy es Francia, antes era Grecia", añadió.

El último país que prohibió las ventas en corto fue Grecia, que ejecutó esa medida en la Bolsa de Atenas en abril de 2010 y durante dos meses, como parte de una estrategia para evitar maniobras especulativas y más daños al mercado.

Después de once jornadas consecutivas de caídas, las Bolsas europeas cerraron este jueves con ganancias de una media superior al 3 %, empujadas por las subidas de Wall Street.

Así, el parqué de Milán ganó un 4,1%, Fráncfort subió un 3,28%, Madrid avanzó un 3,56%, Londres ganó un 3,11 % y París lo hizo un 2,89%.