Las ventas de música cayeron en picado en la primera mitad de 2011, según Promusicae

  • El mercado de discos físicos es el principal afectado, mientras el digital sigue creciendo aunque a un nivel mucho menor que en 2010.
  • La revolución del 'streaming' es el nuevo aliado del mercado digital.
  • Los productores echan la culpa del descenso de ventas a la piratería y a la ausencia de una ley que sea capaz de frenar las descargas ilegales.
Clientes en una tienda de música.
Clientes en una tienda de música.
ARCHIVO

El mercado discográfico cayó de forma dramática en el primer semestre de 2011. Al menos, así se desprende de un informe elaborado por Promusicae, asociación integrada por productores españoles de música.

Según sus datos, las ventas han registrado una bajada acumulada del 18,69 % en lo que va de año respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

Para dar cuenta del "descalabro" que ha sufrido el negocio, Promusicae facilita algunos cifras. Así, señalan que el volumen de ventas de música grabada en España en 2011 ha supuesto 62,5 millones de euros frente a los 125,5 obtenidos durante los seis primeros meses de 2008 o los 250 millones registrados en los primeros años de la década.

Sin embargo, no todos los productos han sufrido esta crisis de la misma manera: mientras el mercado físico ha caído "a niveles críticos" según la organización, que estima que se ha reducido en un 30,5% durante el año actual, el digital sigue aumentando aunque a un nivel menor que en 2010 (el crecimiento ha pasado en un año del 30% al 15,4%).

El 'streaming', el modelo favorito de los usuarios

El mercado digital tiene además en los servicios de streaming (tipo Spotify en su versión gratuita) un nuevo aliado. Aunque los ingresos por esta vía son menos rentables  (unos 10 millones de euros en 2011), el modelo ha experimentado una espectacular subida del 303%, consolidándose como el sistema favorito de consumir música de los usuarios legales de Internet.

En cuanto a las causas del descenso en las ventas, Promusicae señala sin tapujos a la piratería. "Es simplemente que los españoles se han acostumbrado a no pagar por acceder a la música, da igual el formato en que esta se consuma", denuncia su presidente, Antonio Guisasola, quien también reclama una "ley que no llega" para regularizar la distribución musical. "La ley Sinde llega tarde. En realidad, aún no ha llegado", asegura, "sin ley ni concierto frente a las descargas ilegales, los contenidos siguen circulando por la red (...) y nadie puede actuar".

Por último, la organización lamenta que la "pasividad del Gobierno" ha propiciado una imaginería popular en la que la música carece de valor y los "aprovechados que la difunden son vistos como liberadores de la cultura en vez de los parásitos que realmente son".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento