El paciente que en la madrugada de este lunes fue sometido a un trasplante bilateral de piernas, un joven de entre 20 y 30 años, se encuentra "clínicamente muy bien" y podrá estar caminando en un periodo de seis o siete meses, según ha asegurado este martes el cirujano Pedro Cavadas.

El paciente se puso a llorar cuando vio las piernas "El paciente está despierto desde ayer por la tarde y contento como Dios, se puso a llorar cuando vio las piernas", ha asegurado en rueda de prensa Cavadas, quien ha explicado que la intervención se inició la noche del pasado domingo y tuvo una duración de cerca de diez horas de trabajo quirúrgico.

El joven al que se le ha realizado el doble trasplante sufrió, a consecuencia de un accidente, una amputación traumática de ambas piernas por encima de la rodilla: en la derecha por encima del fémur y en la izquierda, en el tercio discal del fémur.

"Relegado a una silla de ruedas"

Según Cavadas estaba "relegado a una silla de ruedas" y sus posibilidades de caminar "eran cero" porque no podía adaptar prótesis por motivos técnicos y anatómicos, y acudió hace un par de años a su consulta preguntando por un trasplante de piernas.

"Entonces consideramos la posibilidad de hacerlo y tras pedir las solicitudes, la Organización Nacional de Trasplante (ONT) lo consideró favorablemente", ha explicado Cavadas, quien ha agregado que ha costado un año "encontrar al donante apropiado".

Si va todo como pensamos, en seis o siete meses podría estar caminando El cirujano ha señalado que aunque el paciente se encuentra "clínicamente muy bien" ha sido intervenido hace solo dos días y "pueden pasar muchas cosas. No se espera que pasen, pero esto no es una acampada, esto es Medicina  real y además de de primera división", ha asegurado Cavadas. "El paciente está encantado de la vida y para salir de la UCI en breve", ha añadido.

Según Cavadas, después de la intervención quirúrgica "viene un esfuerzo rehabilitador descomunal a lo largo de los años, que terminará con un paciente caminando y beneficiado con lo que hemos hecho".

Así, en tres semanas debería mover las rodillas, en dos meses debería ser capaz de caminar en una piscina y en tres meses de aguantar su peso, según Cavadas, quien ha agregado que tardará meses en tener sensibilidad en la planta del pie. "Si va todo como pensamos, en seis o siete meses podría estar caminando", ha afirmado el cirujano. Según Cavadas, en este caso la dificultad ha sido "doble" por la constricción de tiempos, porque las piernas tienen mucho volumen muscular, muy sensible a la falta de sangre, por ello el tiempo entre la extracción de las piernas y la conexión de nuevo al receptor debe ser corto.

"Eso genera un ritmo y un estrés a la cirugía muy importante", ha señalado Cavadas, quien ha agregado que cuando una persona se amputa las piernas suele ser por un mecanismo muy violento y las estructuras en el muslo no están sanas, lo que supuso "una serie de dificultades serias que pudimos solucionar". El cirujano ha explicado que la mecánica es muy similar a la de cualquier trasplante, y la parte quirúrgica "es muy laboriosa" y con una limitación de tiempo que exige una gran coordinación.

Aliviar el sufrimiento

Primero se trasplantó la pierna derecha y en un plazo de una hora y media la izquierda, tiempo suficiente para que los anestesistas controlaran los volúmenes y las temperaturas, ya que las piernas cuando se extraen se refrigeran y luego hay que calentarlas. Aunque está considerando otros casos para realizar esta intervención, Cavadas ha señalado que lo "razonable será esperar al menos un año para ver como evoluciona este paciente", ya que es la primera operación de estas características que se realiza en el mundo.

Según el cirujano, esta intervención "se plantea como un tratamiento que puede mejorar la situación de un amputado bilateral por encima de las rodillas, joven, que por el motivo que sea no puede adaptar prótesis y que entienda y acepte los riesgos de un trasplante", ha dicho Cavadas. Preguntado por cuál va a ser su próximo reto, ha afirmado que la medicina "no va de retos. Un reto es una patología psiquiátrica de quinceañero trasnochado y el beneficio neto de conseguir un reto es cero", y ha afirmado que la Medicina "va de aliviar el sufrimiento de las personas".

Consulta aquí más noticias de Valencia.