Quisocos con terraza
Terraza junto a uno de los quioscos en la plaza de los Luna. Jorge París

El Ayuntamiento de Madrid ha intentado de todo para solucionar la degradación de las plazas y calles de las traseras de Gran Vía. Se han peatonalizado para atraer paseantes, se ha eliminado el mobiliario que servía de escondrijo para el trapicheo de droga y se han incrementado las patrullas policiales para intimidar a las prostitutas y a sus proxenetas.

Pero, aún así, la zona sigue siendo territorio de vendedores de droga, meretrices y botellones. Ahora, a Gallardón se le ha ocurrido otra idea: instalar quioscos con terrazas para atraer visitantes y, de paso, espantar a los vándalos. De momento, estos chiringuitos se han colocado en tres plazas. A finales de mayo se instalaron en Vázquez de Mella (en Chueca) y Jacinto Benavente (entre Sol y Tirso de Molina); y hace una semana le tocó el turno a Soledad Torres Acosta (conocida como plaza de los Luna).

Si las plazas se llenan de movimiento, quienes realizan actividades clandestinas no podrán actuar con disimulo Oficialmente, el Consistorio explica que el objetivo de estos quioscos es "revitalizar las plazas escondidas de las traseras de la Gran Vía, fomentando que la gente transite por ellas", según fuentes de la Junta de Centro. Aunque no lo reconocen explícitamente, se puede interpretar entre líneas que la intención es expulsar la marginalidad y la delincuencia que degradan la zona. Si las plazas se llenan de movimiento, quienes realizan actividades clandestinas no podrán actuar con disimulo.

La instalación de terrazas se ideó en consenso con los vecinos, que pedían soluciones para la degradación. "Es bueno que empiece a circular gente por estas calles, que dejemos de ser las traseras de Gran Vía. Si se hace atractivo la gente se atreverá a entrar, no como ahora", apunta Isabel Rodríguez, presidenta de la asociación de vecinos de Universidad (la zona de los Luna).

"Excusa para hacer dinero"

Aunque no siempre llueve a gusto de todos. Para Juan Carlos Mora, de Las Letras, "estos quioscos, más que revitalizar el barrio, están revitalizando el bolsillo de los negocios privados a costa de ocupar el espacio público". Además, otros creen que no están logrando su objetivo: "En Vázquez de Mella no han expulsado al botellón. En realidad, ahora conviven las terrazas con los botelloneros", dice Esteban Benito, de la asociación de Chueca.

Planes para siete plazas del centro

Gallardón ha prometido que durante esta legislatura "se regenerarán urbana y socialmente" las traseras de Gran Vía. Concretamente, planea rehabilitar las viviendas y fomentar el tránsito de gente en la plaza del Rey, Vázquez de Mella, Carmen, los Luna, Callao, Santo Domingo y los Mostenses.

Consulta aquí más noticias de Madrid.