Francia elevará las exigencias en estilo de vida y lengua a los que soliciten la nacionalidad

  • Francia anuncia un endurecimiento de los requisitos para lograr la nacionalidad.
  • El Gobierno cree que el país tiene "un problema de integración".
  • No se aceptará que se niegue a dar la mano a una funcionaria por ser mujer.
  • Francia ha expulsado en el primer semestre a 14.500 inmigrantes irregulares.
Mujeres musulmanas.
Mujeres musulmanas.
Bazuki Muhammad / REUTERS

El ministro francés del Interior, Claude Guéant, avanzó este jueves que se aumentarán los requisitos para adquirir la nacionalidad francesa, en particular en la adopción del "estilo de vida" del país y en el nivel de lengua.

"La cuestión (para una persona que solicita la nacionalidad francesa) es saber si asume completamente nuestro estilo de vida (...), si habla francés", señaló Guéant en una entrevista a la emisora de radio "RMC", antes de subrayar que su voluntad es "elevar el nivel de exigencia".

Tras poner el acento en que "en Francia hay un problema de integración" con algunos inmigrantes, ilustró los cambios que pretende llevar a cabo en la normativa para la naturalización y puso como ejemplo que no se aceptará al que se niegue a dar la mano a una funcionaria por ser mujer: "ése no debe entrar en la nacionalidad francesa".

También precisó que va a pedir que los que demanden la nacionalidad "tengan un nivel de francés equivalente al del colegio".

200.000 residencias al año

En cuanto a otra iniciativa para aumentar de 18 a 24 meses el periodo de residencia de un inmigrante que da derecho al reagrupamiento familiar, estimó que "hay que ser más vigilantes" puesto que "hay abusos" como los hay en "las prestaciones sociales".

Por eso indicó que podría haber cambios aunque siempre "en el marco jurídico existente" y de la normativa internacional en la materia.

Guéant puso el acento en que "Francia no está cerrada" a la inmigración y así precisó que cada año se otorgan 200.000 autorizaciones de residencia.

Pero reiteró sus planes de restringir la inmigración laboral con el argumento de que en Francia ya hay "2,6 millones de desempleados" y que cada año se incorporan 100.000 personas a la población activa: "no vale la pena hacer venir extranjeros para que se conviertan en parados".

También confirmó sus planes de que este año se proceda a la expulsión de 28.000 inmigrantes en situación irregular, y reveló que en el primer semestre han sido 14.500.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento