'Achilles Fall'
La caída de Aquiles Bleeps

La figura de una modelo en ropa interior adorna una pared de Atenas. Ella trata de desfilar con naturalidad, pero una de sus piernas está amputada por debajo de la rodilla. Lleva una precaria pata de palo. Al lado, un escueto mensaje: "El próximo modelo económico de Grecia".

Las obras de Bleeps comunican sentimientos colectivos. El espíritu de sus trabajos se resume en un lema: "El arte callejero es un diario social expuesto al público". Tal vez por eso le guste pensar en Bleeps como una idea colectiva, un método para compartir más que un simple nombre artístico.

El material es tan sincero como humilde. Pinceles, espray, pinturas pastel al óleo, plantillas y engrudo son sus únicas herramientas de trabajo.

Aquiles camina con muletas

Estos días se ultiman los detalles para el segundo rescate económico que impediría una suspensión de pagos en Grecia a cambio de un endeudamiento millonario con sus correspondientes intereses. El país deberá dinero a los países de la eurozona y a numerosos entes privados (es decir, aseguradoras y bancos).

Bleeps ofrece en sus intervenciones "una explicación alternativa a lo que pasa a nuestro alrededor, es decir, a lo que suele afectar a nuestras vidas".

Su arte no es sólo una protesta, sino un reflejo de la profunda preocupación por el futuro de la sociedad que inventó la democracia y que ahora se ve atada de pies y manos en la toma de decisiones.

La diosa Atenea sujeta una pancarta que dice "No votes a nadie", Aquiles -el héroe de la Ilíada de Homero- camina con muletas.

El artista mezcla a menudo la protesta con una melancolía amarga: "Es muy triste ver tantos sueños deshechos, presenciar cómo se cargan los hombros de la clase trabajadora. Da mucho dolor ver a las personas mayores vivir en la incertidumbre, a la gente sin trabajo, a las familias separadas y a los estudiantes sin optimismo".

Quiero crear algo nuevo utilizando lo mejor del pasadoLa utilización de iconos clásicos en escenarios actuales, tanto en el arte callejero como en sus lienzos, es una forma de representar lo que él llama "estigma nacional".

Bleeps siente la necesidad de construir algo nuevo utilizando lo mejor del pasado. Aprovechar unas señas de identidad, "una herencia que está siendo destruida por la globalización".

Ante el ambiente crítico de las ciudades, escapa siempre que puede al campo, donde también pinta con frecuencia. "Admiro a los que han renunciado a la capitalización, a los ancianos que mantienen vivas las tradiciones. Admiro la comida y el sol de los pueblos".

Allí se deja inspirar por los dioses, que lo visitan en forma de héroes caídos en un mundo que se olvidó de ellos y los redujo, junto con sus templos, a meras representaciones artísticas.