La IATA preveía, en un informe publicado el pasado mes de enero al que tuvo acceso EFE, que las compañías aéreas perderán unos 8.500 millones de euros (10.200 millones de dólares) en 2005 y 2006, por el sobrecoste del precio del combustible, cantidad que estaba fijada a una media de entre 57 y 60 dólares por barril de brent.

Pero dado que el precio del combustible se está disparando, indicaron las mismas fuentes, y que el precio del petróleo está en el mes de marzo a 70 dólares por barril, el sobrecoste que deben soportar las compañías aéreas es mayor.

El citado informe destacaba que "cada dólar que sube el precio del petróleo se añaden mil millones de dólares a los costes de la industria aérea", y aunque la repercusión es menor que esta cifra por tener asegurada una parte del combustible las aerolíneas, el impacto para el 2006 "va a superar todas las previsiones". 

Los costes del combustible han pasado de 44.000 millones de dólares en 2003 a 97.000 millones a finales de 2005

Esto es sin duda lo que empujó a algunas compañías a anunciar subidas en las tarifas aéreas.

Una factura elevada

La factura del combustible de las aerolíneas ha pasado desde los 44.000 millones de dólares pagados por las aerolíneas en el 2003, cuando el precio medio del barril de brent se situaba en 29 dólares, a 63.000 millones de dólares en el 2004, a 38 dólares el barril, y se ha incrementado hasta los 97.000 millones de dólares a finales del 2005, considerando el barril entre 57 y 60 dólares de precio de media.

Estos 97.000 millones de dólares supone un reflejo en la cuenta de resultados de las compañías de un 25 por ciento más de coste añadido.

Estos incrementos que soportan las compañías aéreas por los aumentos del precio del combustible, representan un crecimiento del 56 por ciento para el 2005, y se suma a las pérdidas acumuladas por el sector que han sido de 42.000 millones de dólares (35.000 millones de euros) en los últimos cinco años.

NOTICIAS RELACIONADAS