Humedades
De no actuar a tiempo la humedad puede arruinar una vivienda. ARCHIVO

Las humedades estructurales pueden ser el origen de graves problemas en la edificación. Causan pérdida de solidez en los muros de carga y afectan directamente a la seguridad de edificios, viviendas y construcciones. De no atajarse a tiempo, se puede llegar a asentamientos de muros maestros, según expertos de la empresa Murprotec, dedicada al tratamiento de este tipo de humedades.

Este tipo de problemas son producidos principalmente por el fenómeno de la capilaridad, a partir de la acumulación del agua en el terreno que provoca la filtración en los cimientos del edificio.

La causa principal es la acumulación de agua que se filtra en los cimientosNormalmente, es el nivel freático de la zona el que genera este problema, pero si además de este parámetro añadimos años especialmente lluviosos y/o lluvias torrenciales se agrava esta situación. La humedad que se genera asciende por las paredes de mampostería porosa o permeable y termina no sólo afectando revestimientos exteriores, sino también el interior.

Así, en yesos y escayolas se producen grietas, goteras, inundaciones, manchas de humedad, mohos, bacterias, malos olores y podredumbre de los objetos de madera. Además, si la subida del agua lleva los minerales del suelo se producirán efectos secundarios.

Un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), asegura que más de 100.000 personas mueren cada año en Europa por habitar en viviendas no acondicionadas adecuadamente. El informe incluye la humedad entre los factores de riesgo asociados a la vivienda, junto al ruido, la calidad interior del aire, el frío y la seguridad en las casas.

Una primavera muy lluviosa

En España, el año 2011 arrancó con un índice de precipitaciones muy por encima de la media anual. Según los datos recogidos por la Agencia Estatal de Meteorología, ya el primer trimestre se situó un 15% por encima del valor medio, valor más alto desde su registro en 1947.

Pueden derivar en desprendimientos y roturas en fachadas, paredes y techosAdemás, las intensas lluvias primaverales de las últimas semanas, contribuyeron a elevar la humedad ambiental y, en consecuencia, el número de siniestros en edificios y viviendas con respecto al año anterior.

A medio-largo plazo, estos efectos pueden derivar en roturas y desprendimientos en fachadas, paredes y techos, por lo que han de ser eliminadas de forma rápida y definitiva.

Los especialistas en el tratamiento de humedades estructurales recomiendan controlar la humedad y diagnosticar a tiempo el origen del problema.

Consejos para prevenir humedades

  • Cierra las puertas de las estancias más húmedas, sobre todo cocina y baño.
  • Instala doble acristalamiento en las ventanas.
  • Evita las puertas y ventanas metálicas.
  • Mejora el aislamiento exterior y elimina los puentes térmicos.
  • Asegura una buena ventilación.
  • Cada tres años revisa fisuras en la fachada.
  • Los golpes en puertas y ventanas pueden ocasionar fisuras.
  • Vigila que las tejas estén bien colocadas.
  • Limpia una vez al año canalones, bajantes y elementos de desagüe.