Le llamaban el tractor

Se le conoce también como 'U tratturi', el tractor, debido a su fuerza y determinación para disparar, matar y lo que hiciera falta.

Su carrera mafiosa y escalada criminal comenzó en la década de 1950
Su carrera mafiosa y escalada criminal comenzó en la década de 1950, cuando junto a Salvatore "Totó" Riina y Calogero Bagarella, se convirtió en el lugarteniente del gran jefe de la mafia corleonese Luciano Liggio.

Su primer trabajo fue liquidar a Francesco Streva, del clan contrario de Michelle Navarra. El mafioso escapó en un primer momento, pero días después fue asesinado. Provenzano, buscado por la policía, pasó a paradero desconocido.

Era el 18 de septiembre de 1963 cuando iniciaba oficialmente su "lattitanza", es decir, la rebeldía.

En 1980 se hizo con la Cosa Nostra

Con el paso de los años y tras dejar un reguero de sangre en la guerra entre clanes mafiosos de la década de 1980, Riina y Provenzano se hicieron con el control de Cosa Nostra, después de vencer a la poderosas mafia capitalina de Palermo. Bagarella, entre medias, fue asesinado.

El clan de los Corleoneses dominó Sicilia y Riina se erigió en el máximo representante, mientras que Provenzano pasó a un supuesto segundo plano.

La justicia les siguió los pasos, mientras comenzó a tejerse su fama de misterioso, de invisible
La justicia les siguió los pasos y el nombre de los dos aparece en decenas de procesos, mientras comenzó a tejerse su fama de misterioso, de invisible.

De él llegó a decir Luciano Liggio que "dispara como un dios, pero `qué pena que tenga el cerebro de una gallina!"

Según los conocedores de los entresijos de la Cosa Nostra, la verdad ha sido otra: 'Zio Binu' es el que ha manejado durante medio siglo los hilos del reciclaje de dinero negro, del control de las contratas y de las relaciones con los políticos, "con Roma", como se dice en "las coscas", los clanes.

Sus relaciones con Riina han sido, según sus biógrafos, de amor-odio y cuando el gran jefe entre los jefes de la Cosa Nostra fue detenido el 15 de enero de 1993, dijo que sabía que 'Zio Binu' era de su pueblo, pero que nunca le había conocido.

Destacados "arrepentidos mafiosos" (colaboradores de la justicia), como Totó Cancemi y Gioacchino Pennino aseguraron que 'U tratturi' siempre ha mantenido el "control político" dentro de la Cosa Nostra, mientras que Riina fue en realidad "el jefe militar".

La única foto, de 1958

La única foto que se conocía de Provenzano era de 1958, lo que le permitió incluso burlar una vez más a las autoridades italianas en 2005, cuando viajó a Francia para operarse de próstata en un hospital de Marsella, en el que se alojó bajo la identidad de un jubilado siciliano.

Presentó un formulario de la sanidad para poder ser intervenido en el extranjero sin necesidad de pagar
Lo grotesco del caso fue que el mafioso -por cuya captura se ofrecía una recompensa de 2,5 millones de euros (tres millones de dólares)- presentó un formulario de la sanidad siciliana para poder ser intervenido en el extranjero sin necesidad de pagar, y pasó a la Región de Sicilia la factura de la operación y de los siete días que estuvo ingresado.

Apoyado en la "omertá" (pacto de silencio) que rige en la mafia y tal vez ayudado por personalidades importantes de la vida siciliana, Provenzano ha pasado todo este tiempo en la isla.

Muerto

Se llegó a asegurar que había muerto. Nadie lo reconocía y su voz nunca fue interceptada o reconocida por teléfono.

Y es que 'Zio Binu' siempre se comunicó con sus 'picciotti' y lugartenientes a través de 'papelitos, los mismos que hoy le fueron encontrados en un bolsillo del pantalón.

Durante estos años también llegó a disfrazarse para pasar inadvertido. La jefa mafiosa Giusy Vitale aseguró que "Zio Binu" en una ocasión se vistió de obispo para asistir a cumbres de la Cosa Nostra.

Fue a la reuniones de la "cúpula" con sotana negra, fajín morado, etc., como un verdadero obispo. Hoy, con 74 años a sus espaldas, fue detenido vistiendo unos simples pantalones vaqueros.

       NOTICIAS RELACIONADAS