Protesta desnudo
Una persona desnuda protesta ante un policía autonómico en la calle Wellington, esquina con la de Villena. Toni Albir / EFE

El movimiento 15-M de Madrid ha querido condenar este miércoles de manera "radical" cualquier acto violento y, en especial, se ha desmarcado de los incidentes que han tenido lugar en las inmediaciones del Parlamento catalán.

Insistimos: nos desmarcamos de manera absoluta de todo acto violentoLa Comisión de Comunicación de Acampada Sol, como parte del movimiento originado el 15 de mayo, ha condenado los incidentes en un comunicado.

En el mismo, se pide a "toda persona que tenga oportunidad que medie pacíficamente ante cualquier manifestación de violencia para que, en adelante, hechos así no ocurran".

"Insistimos: nos desmarcamos de manera absoluta de todo acto violento y reiteramos que en nuestras convocatorias sólo se promueven acciones pacíficas, esta es nuestra única manera de actuación", señalan en una nota que publican en la web www.tomalaplaza.net.

Apoyo a Barcelona

Los indignados de Madrid han querido manifestar todo su apoyo a la Asamblea de Barcelona del 15-M y a las acciones que "de forma pacifica están promoviendo".

Pablo Gómez, uno de los portavoces del 15-M de Madrid, ha apoyado al movimiento en Cataluña siempre que actúe de manera "pacífica", como hasta ahora, ya que esta actitud ha tenido "muchos frutos", frente a la "violencia" de la Policía Autonómica cuando intervino hace días en la Plaza de Cataluña.

Ha reiterado Gómez que cualquiera que ejerce la violencia "no pertenece" al movimiento, al que ha desvinculado "completamente" de cualquier relación con las increpaciones que recibió el lunes cerca de su domicilio el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón.

"Defensivos" ante Cayo Lara

El portavoz también se ha referido a los abucheos de al líder de IU, Cayo Lara, durante un acto de oposición a un intento de desahucio en Madrid.

Sin justificarlo, Gómez ha explicado que se trata de una actitud "defensiva" porque se teme que partidos o sindicatos intenten "apropiarse" del movimiento, "manipularlo".

El movimiento acepta apoyos individuales y no tiene "nada" contra Lara ni ningún partido, pero no quiere, ha subrayado, que nadie intente "asociársele".

"Ese miedo, a veces se transforma en agresividad, pero seguimos trabajando para hacer las cosas de forma pacífica", ha rematado.

Consulta aquí más noticias de Madrid.