Parlament catalán
El presidente de la Generalitat, Artur Mas conversa con el conseller de Interior, Felip Puig y la vicepresidenta Joana Ortega, en el pleno del Parlament. Andreu Dalmau / EFE

El pleno del Parlament ha dado este miércoles luz verde a la tramitación de los Presupuestos de la Generalitat del 2011, al ser rechazadas las diversas enmiendas a la totalidad con los votos conjuntos de los diputados de CiU y del PP.

El gobierno de CiU ha conseguido este miércoles que sus primeros presupuestos hayan superado el primer trámite parlamentario al ser desestimadas las enmiendas a la totalidad presentadas, por 53 a favor (PSC, ICV-EUiA, ERC, SI y C's), 63 en contra (CiU y el diputado Joan Laporta) y 18 abstenciones (PP). El Presupuesto de la Generalitat del 2011, que asciende a 32.354 millones de euros, con un déficit previsto del 2,66% y una reducción global del gasto del 10% -lo que significa 2.680 millones de euros menos respecto al presupuesto del 2010-, pasará a partir de este jueves a ser tramitado en las comisiones del Parlament, y regresará al pleno del 20 de julio para ser votadas las enmiendas parciales.

Se han rechazado las diversas enmiendas a la totalidad con los votos conjuntos de los diputados de CiU y del PP El conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, ha subrayado que, aunque el Presupuesto comporta un recorte del 10% del gasto, y esto conlleva "un sacrificio" para Cataluña, no significa que vaya a producirse "un desmantelamiento del estado del bienestar". Ha destacado, en este sentido, que aunque no se trata del presupuesto que a él le hubiese gustado presentar, es "necesario" en la actual situación de crisis.

El conseller de Economía ha lamentado no contar con los recursos del Fondo de Competitividad que debe aportar el Estado, y ha apuntado que "si el Gobierno central tuviese una actitud de mayor corresponsabilidad, el déficit podría ser muy inferior y llegar a cumplir este mismo año el escenario previsto".

Si el Gobierno central tuviese una actitud de mayor corresponsabilidad, el déficit podría ser muy inferior El PSC, que ha ofrecido retirar su enmienda a la totalidad "ahora mismo" si el Govern aplazaba la supresión total del impuesto de sucesiones, ha advertido, a través de su diputada Rocío Martínez-Sampere, que "la solución a la crisis no la encontraremos en la rigidez fiscal", sino en fomentar la economía productiva. Según esta diputada del PSC, "hoy ha nacido un nuevo tripartito, el formado por CDC, UDC y PP, y hemos pasado del tripartito de izquierdas a otro de derechas".

Por parte del PP, Enric Millo ha explicado que, si su grupo apoya el Presupuesto, es porque "se ha abierto la posibilidad de mejorarlo" y a que ha percibido "un cambio de actitud" en el Govern. Para el diputado de ICV-EUiA Joan Boada, "no estamos ante los presupuestos que el país necesita" y ha criticado que el gobierno de CiU no estimule la economía productiva y apueste, en cambio, por ayudar "a la economía especulativa y la cultura del ladrillo".

El líder de ERC, Joan Puigcercós, ha lamentado que el gobierno de CiU haya preferido negociar los Presupuestos con el PP y no con su partido, cuando los cinco condicionantes que había puesto "eran fácilmente asumibles", y ha subrayado que hay "un problema de fondo" que subsistirá que es el del "déficit fiscal" con el Estado.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.