Según la quinta edición de la encuesta 'Los economistas opinan' que realiza el Consejo de Colegios de Economistas de la Comunitat Valenciana, tanto la economía de la Comunidad Valenciana como la de España, vuelven a suspender. La valenciana obtiene una valoración de 3,31 sobre 10, mientras la economía española alcanza un 3,56 sobre 10, con lo que a pesar de situarse 0,25 décimas por encima, tampoco consigue el aprobado.

Según la muestra, ambas se mantienen en niveles muy similares a los conseguidos hace seis meses, aunque la economía de España vuelve a subir mínimamente, lo que marca una leve tendencia más optimista a nivel nacional.

Asimismo, según la encuesta, las previsiones "no son alentadoras". Así, a pesar de que los economistas auguran una "exigua mejoría" de 0,09 puntos en la economía de la Comunidad Valenciana y de 0,01 puntos en la de España, situando a la primera en 3,43 puntos sobre 10 y a la segunda en 3,60, ambas se mantienen por debajo del 5 y con un crecimiento prácticamente insignificante lo que indica que no se espera una recuperación a corto plazo.

En cuanto a su situación personal, la percepción ha empeorado en términos generales con respecto a hace seis meses. En esta edición de 'Los economistas opinan' se ha incrementado el porcentaje de quienes piensan que su situación económica personal es peor que hace un año en un 3,75 puntos, y se ha reducido un 2,35 puntos el porcentaje de los que creen que están mejor.

El paro,

Principal problema

El paro sigue siendo el problema que más preocupa a los economistas de la Comunidad Valenciana según los datos recogidos. Un 82,41% de los encuestados lo ha valorado como el indicador más preocupante, lo que indica además que la cifra sigue en aumento.

Le siguen la evolución de la demanda con un 67,99% y la inadecuada dimensión y/o estructura de la empresa valenciana con el 40,16% de las opiniones.

Paralelamente, en esta quinta edición se ha recabado la opinión de los economistas de la Comunidad Valenciana respecto a las medidas adoptadas para la reducción del déficit del Estado. La conclusión es que un 50,20% de los encuestados cree que las medidas son insatisfactorias y el 20,48% que son muy insatisfactorias, mientras que tan sólo un 12,23% piensa que son satisfactorias, y tan sólo un 1% muy satisfactorias.

Otro tema abordado es el alto stock de viviendas disponibles, casi 700.000, que pese a la caída de precios siguen sin venderse y por lo tanto, afectando al sector inmobiliario. Un 78% de los encuestados afirma que el stock no se vaciará hasta después del 2014, y que el sector inmobiliario no podrá retomar tasas de crecimiento positivo hasta entonces.

Sobre las medidas han tomado los economistas para afrontar la crisis, la mayoría ha optado por la diversificación de su negocio y/o actividad, tomada por 356 de los 1.006 encuestados, es decir, por un 35,39%. Le siguen la reducción de precios y honorarios, la inversión en formación y la introducción de cambios organizativos.

Para los empresarios y/o autónomos las dos principales medidas que han adoptado son diversificación de su negocio o actividad, realizada por el 50,21% de los economistas empresarios que han participado en la encuesta, y reducción de los precios y/o honorarios, puesta en marcha por un 49,34%.

Por su parte, la medida que más han tomado los desempleados para hacer frente a la crisis es invertir en formación con un 45,94% de respaldo.

En total, han sido 1.006 economistas repartidos a lo largo y ancho de toda la Comunitat Valenciana los que han participado en la encuesta, lo que viene a representar un 17,11% del colectivo.

Según el decano de Valencia, Leopoldo Pons, de la encuesta se deduce que la gravedad de la crisis "es la misma" y que tampoco va a registrarse un cambio de tendencia en la "velocidad de la caída".

En cuanto a la reforma laboral y los convenios colectivos, ha indicado que normativas muy complejas "no suelen tener resultados eficientes en la sociedad civil", porque "no llegan a los muy pequeños empresarios", por lo que no son eficaces.

Por su parte, el decano de Alicante, Francisco Menargues se ha preguntado qué es más operativo, si las medidas "agresivas" para reducir el deficit público en un corto periodo de tiempo o medidas que tengan un efecto más a largo plazo, mientras que Jaime Querol ha apuntado que se deben eliminar gastos "superfluos" y comprobar qué servicios son importantes. COPAGO

En relación al copago, los economistas han explicado que lo que proponen no es que el usuario tenga que soportar los costes de su asistencia sanitaria concreta, sino la "racionalización" de determinados consumos sanitarios, incorporando "mecanismos de restricción" a través de un sistema de precios.

Preguntados sobre si consideran que será necesario un rescate para España, han estimado que no, que el país será capaz de afrontar la situación.

Consulta aquí más noticias de Valencia.