El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, ha tachado de intervencionista la medida del Gobierno de penalizar los depósitos de muy elevada remuneración de entidades financieras para poner fin a la guerra del pasivo.

"La AEB ha criticado la medida porque es un nuevo intervencionismo bien intencionado", dijo Martín, para quien la iniciativa del Ejecutivo supone un paso atrás en la regulación financiera.

"Es volver a épocas pretéritas y no nos gustan los intervencionismos", explicó el presidente de la patronal durante su participación en los cursos de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo (UIMP).

Asimismo, Martín dudó de la efectividad de la medida a la hora de limitar la guerra del pasivo en la que están inversas algunas entidades en España, pero incidió en que supone una carga burocrática para las entidades, así como cambios en la estructura de su pasivo.

El presidente de la AEB recalcó además que las entidades financieras remuneran el pasivo en función de sus necesidades de financiación. "Teniendo en cuenta que las entidades pagan por el pasivo lo menos que pueden, no sé si se va a conseguir que se frene la guerra del pasivo", advirtió Martín.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.