Jorge Semprún
Jorge Semprun ofreciendo un discurso durante la ceremonia de conmemoración de la liberación del campo de concentración de Buchenwald en 2005. EFE

El escritor y exministro español Jorge Semprún, que falleció este martes a la edad de 87 años, será enterrado el próximo domingo en la localidad de Garentreville, cerca de París, informaron los allegados del difunto.

Semprún, que residía en París, tenía una casa en ese pequeño municipio del departamento de Seine-et-Marne, situado a unos 50 kilómetros al sur de la capital francesa. El cuerpo embalsamado del intelectual antifranquista que luchó en la Resistencia durante la Segunda Guerra Mundial y que sobrevivió al campo nazi de Buchenwald, permanecía este miércoles en su domicilio de la calle de la Universidad en París.

Los allegados de Semprún, que velan el cuerpo, explican que es posible que también se le rinda homenaje el sábado en París, aunque todavía no se han cerrado todos los detalles de las exequias.

Su cuerpo embalsamado ha permanecido este miércoles en su casa de la calle de la UniversidadMientras tanto, algunos amigos íntimos del fallecido han pasado por la casa en la que vivió los últimos 20 años, un edificio acomodado, colindante a la Oficina de Representación de Taiwán en Francia y emplazado detrás del Museo de Orsay.

Allí se acercaron, entre otros, el director y actor de teatro Bernard Murat, el periodista y antiguo director de "Canal +" Pierre Lescure o Denis Olivennes, ex director de la FNAC y actual responsable de la emisora de radio "Europe 1".

La productora de cine Martine de Clermont-Tonnerre, vecina y amiga del autor de Federico Sánchez se despide de ustedes, explicó que el exministro "tenía cada vez mas dificultades al caminar pero hasta hace un mes era extremadamente valiente" e intentaba seguir reuniéndose con sus amigos en el célebre Café Flore, en torno a la escritora y directora Danièle Thompson.

Con humor hasta el final


Tras pasar dos meses ingresado en el Hospital Georges Pompidou para recuperarse de una intervención quirúrgica en la espalda el pasado mes de marzo, Semprún había regresado hace un mes a su hogar, donde falleció este martes.

"Sabíamos que tenía algo muy serio en la cabeza. Cuando lo supimos comprendimos que era el principio del fin", lamentó de Clermont-Tonnerre, quien señaló que la noticia no sorprendió a los que acompañaron al escritor en sus últimos días.

No obstante, sus amigos y los empleados de su hogar le recuerdan incluso en sus últimos días como un hombre amable, inteligente, generoso y discreto y coinciden en que el escritor sabía que su vida se agotaba.

"Siempre tenía ese humor absolutamente formidable. Desde hace un mes estaba en manos de los médicos, pero hasta entonces era un hombre maravilloso", agregó su amiga, que se queda con el recuerdo de las "animadas tardes juntos viendo partidos de fútbol" o de alguna escapada vacacional.