El Servicio de Inspección Pesquera del Gobierno vasco ha decomisado esta semana 2.000 kilos de Bonito del Norte en diferentes puntos de Gipuzkoa, los cuales habían sido pescados con redes de deriva, algo prohibido por la legislación europea.

Según ha informado el Ejecutivo vasco en un comunicado, los inspectores, dependientes del Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial, Agricultura y Pesca que dirige Pilar Unzalu, detectaron en una inspección rutinaria en el Puerto de Pasajes una partida de 293,3 kilos de Bonito del Norte.

Esta partida perteneciente a un lote de 3.000 kilos enviados desde MercaValencia, se había distribuido en diferentes puntos de venta, por lo que se procedió a retener y decomisar lo que todavía no hubiera salido al mercado, y se llegó a recuperar algo más de 2.000 kilos.

El director de Pesca y Acuicultura del Gobierno vasco, Jokin Díaz, ha explicado que "fue suficiente una inspección ocular para comprobar que los bonitos presentaban unas muy evidentes marcas de haber sido capturados con artes de enmalle", por lo que se procedió a realizar fotografías y enviar algunos ejemplares a AZTI para posteriormente redactar el informe definitivo.

El citado informe dice textualmente que "no presentan ninguna marca como pudiera ser la de un anzuelo en la boca" y, sin embargo, "tratando de explicar la razón de estas marcas, a la vez de determinar el método de pesca, se ha colocado una malla de poliamida típica del arte de enmalle sobre las marcas y se ha comprobado que la malla casa perfectamente con las marcas que presentan las muestras incautadas".

Dado que esta práctica está expresamente prohibida por la Unión Europea, el Gobierno vasco ha puesto los datos en conocimiento del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino.

"Este tipo de prácticas atentan gravemente contra la protección y sostenibilidad de los recursos pesqueros, y constituyen un claro caso de competencia desleal hacia flotas como la vasca, que utilizan técnicas de captura artesanales o uno a uno, que nos permite mantener el recurso", ha indicado Díaz, quien ha reclamado al Ministerio que "se tomen las medidas oportunas contra quienes usan artes de pesca prohibidas y contra quienes comercializan este pescado".

El pasado mes de mayo el Servicio de Inspección Pesquera del gobierno vasco decomisó un total de 284 kilos de bonito del norte-atún blanco importado de Italia, que presentaban deficiencias en el etiquetado, al no recoger la información exigible para realizar la trazabilidad del producto.

Asimismo, el pasado año se localizaron en Euskadi más de 4.100 kilos de bonito del norte-atún blanco procedente de Italia, que también presentaban indicios de haber sido capturados, presuntamente, con redes de deriva. Este hecho fue recogido por el Servicio vasco de Inspección Pesquera en sendas actas de las que se informó puntualmente a la Secretaría de Asuntos Comunitarios.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.