La defensa del presunto cerebro de la trama de corrupción en Marbella (Málaga), Juan Antonio Roca, ha recordado este miércoles al Tribunal encargado de juzgar el caso 'Malaya' que "la Sala no debe descender a la arena de combate, tanto menos para realizar preguntas de contenido incriminatorio", precisando que los jueces deben ser "neutrales". Por su parte, el fiscal ha mantenido que el principal acusado creó "una organización criminal" para blanquear dinero.

"Los magistrados deben permanecer durante la discusión pasivos, retraídos, neutrales, limitándose a dirigir con ánimo sereno los debates, es la exposición de motivos de nuestra ley procesal, y es que lo contrario expresa un prejuicio respecto del objeto del proceso", ha recordado la letrada de Roca, Rocío Amigo, citando una sentencia del Tribunal Supremo en su resumen de prueba de una parte del segundo bloque del juicio, que se retomará el 20 de junio.

Ha analizado algunas de las intervenciones del Tribunal y ha apuntado que "si la Sala a través del interrogatorio de las acusaciones no ha alcanzado el convencimiento sobre una prueba de cargo, habrá de estar a esa falta de conocimiento para resolver", pero ha dicho que "no puede tratar de completar o suplir esa falta de conocimiento, tampoco instando a las acusaciones a que se valgan de pruebas concretas".

"Que la Sala aluda al conocimiento de la verdad material para mostrar ese interés en conocer las respuestas sorprende a esta parte, pues ofrecida por esta parte la verdad material a la Sala del origen de 'Malaya', la rehusó y la rechazó, aludiendo en ese caso concreto a la primacía de la verdad formal", ha manifestado Amigo, quien ha hecho referencia en varias ocasiones al "estricto ejercicio del derecho de defensa".

En medio de la alocución, el presidente del Tribunal, José Godino, la ha interrumpido para decir: "la escuchamos y magnificamos el derecho de defensa, pero desde luego su apreciación no determina cómo debe dirigir ni el presidente la Sala ni la actuación de ésta". Al término de su intervención, que ha durado apenas 11 minutos como el resto de partes, la letrada ha pedido "disculpas" si se había excedido en el ejercicio de dicho derecho. ROCA,

"el rey midas del blanqueo"

La letrada ha iniciado su discurso remitiéndose al incidente de nulidad que planteó el martes y manteniendo que se deben anular determinadas intervenciones telefónicas y la prueba obtenida de éstas, así como todos los registros en los que no estuvo presente Roca. Ha lamentado que las acusaciones "han olvidado varios principios generales del derecho", como el de "no hay pena sin delito previo".

Ha asegurado que "clama al cielo" la ausencia de los requisitos necesarios para que exista el delito de blanqueo y que "no hay ni un solo testimonio que haya confirmado que el señor Roca haya cometido un delito antecedente". "Las acusaciones siguen el derecho penal de autor, se pide la condena de todos los procesados no por lo que han hecho, sino por lo que son", ha apostillado la abogada.

"Porque han sido tocados por el Rey Midas del blanqueo, el señor Roca, que todo lo que toca, lo contamina", ha criticado la letrada, quien asegura que "da igual que las empresas tengan vida propia, que generen beneficios millonarios, que las operaciones sean impolutas, como mucho ha insistido el ministerio público, lo que de verdad importa es que son del señor Roca".

Ha indicado que "tampoco importa a las acusaciones que no exista en la causa un informe de cuantificación de blanqueo" de su cliente. "Da igual, se lo quitamos todo, los 240 millones de euros en los que hemos anunciado a bombo y platillo que constituyen su patrimonio", ha apuntado, aunque ha precisado que "hay un problema" porque, ha dicho, el patrimonio "está tasado en 40 millones de euros".

También se ha referido a la inteligencia policial y ha considerado que los técnicos de Hacienda "han sido parciales y subjetivos" en sus informes, que "deberían ser invalidados", apuntando que "han omitido deliberadamente cualquier dato que beneficie" a Roca y "han magnificado los que pudieran ser perjudiciales", además de que "han mentido descaradamente a la Sala" sobre el origen de la ruina de Roca. FISCAL

El fiscal Anticorrupción, Juan Carlos López Caballero, por su parte, ha sostenido que el principal acusado creó "una organización criminal a efectos del blanqueo" de dinero ilícito, de la que se erigió jefe y de la que los letrados del gabinete jurídico Sánchez Zubizarreta Soriano eran "dirigentes". Ha mantenido que el origen de los fondos está "en la actividad delictiva desarrollada por Roca en el tiempo que duró su vinculación profesional con el Ayuntamiento".

El representante de la acusación pública ha dicho que se parte "de que los bienes que se blanquean son del señor Roca y tienen un origen delictivo", aplicando una modalidad agravada "de integrarse en una organización establecida a los fines del blanqueo de capitales". Se ha constatado, ha dicho, "un importantísimo patrimonio del que es titular Juan Antonio Roca Nicolás, con incrementos patrimoniales no justificados".

Ha indicado que del patrimonio acumulado "no se puede vincular a las rentas legales obtenidas por él y su unidad familiar", que se fijan de media anual en 50.000 euros; sino que "aparece conectado temporalmente con su vinculación al Ayuntamiento de Marbella y sus sociedades municipales", además de que el patrimonio está "oculto bajo el mando de un complejo entramado societario", en el que Roca "en ningún caso aparece como socio o administrador".

Ha asegurado que en el grupo de personas que formó la organización "hay una voluntad unitaria dirigida a permitir el disfrute de unos bienes cuyo titular permanece oculto, con pleno conocimiento del origen de los fondos" y ha apuntado que existe "una permanencia y jerarquía, con un 'staff' directivo, situado en el ámbito del gabinete jurídico". Ha dicho que hay una distribución de papeles según las clases de negocios o desde el punto de vista de la gestión.

Para el ministerio público, el gabinete "no sólo proporciona las estructuras necesarias, sino también asume funciones de gestión en las sociedades", calificadas de "pantalla", con actividades "típicas de blanqueo". En la estructura exterior sitúa al acusado Juan Hoffman y ha señalado que "algunos miembros son reclutados por sus conocimientos específicos en determinadas materias", como es el caso, entre otros, de la acusada Montserrat Corulla.

El fiscal ha precisado que son 71 las sociedades de Roca que han sido utilizadas dentro del mecanismo desplegado "para el lavado del dinero", aunque ha subrayado que éstas no sólo sirven para la ocultación sino también "para hacer circular entre las mismas los fondos obtenidos ilegalmente".

Las defensas han combatido estas acusaciones, criticando, como ha hecho el letrado Horacio Oliva, que representa a varios abogados del bufete, que el fiscal "fundamente todo en la prueba de inteligencia policial", recordándole que "ya le salió mal en 'Ballena Blanca'", caso en el que participó "el mismo instructor, con el mismo fiscal, los mismos policías y los mismos peritos". El fiscal apuntó que esa sentencia no es firme.

Otra defensa, también acusado, Francisco Soriano, ha alegado que este sumario es "un montaje que nace de un juez no predeterminado por la ley", aspecto en el que ha incidido el letrado José Antonio Choclán, quien ha apuntado, además, a la falta de la práctica de pruebas y a la inexistencia de indicios. En el caso de Corulla, su letrado ha dicho que existe "un claro vacío probatorio", insistiendo en que su cliente "administraba, no ocultaba la titularidad de Roca".

Consulta aquí más noticias de Málaga.