Eduardo Aldán llega mañana al Teatro Olympia de Valencia con 'Espinete no existe', una comedia "nostálgica y canalla" sobre la infancia que nos devuelve a la década de los 80 para recordar esas "pequeñas cosas" que marcaron la niñez de varias generaciones. A través de los ídolos televisivos, juguetes, material escolar y los clásicos castigos de los padres, la obra reivindica la "inocencia de cuando éramos pequeños" para hacernos sentir de nuevo "que las cosas pueden suceder, que todo es posible".

Tras cinco exitosas temporadas en Madrid, este proyecto personal de Aldán, que hace las veces de autor, director y actor, permanecerá cinco días en cartel en el Olympia, donde hoy ha presentado el montaje. Conocido por su trabajo en 'El club de la comedia', '5 hombres.com', 'Un, dos, tres', 'Caiga quien Caiga' o 'Goodby Dolly', Aldán ha querido dar "un paso más" y "desnudar" sus recuerdos más íntimos para descubrir que no son solo suyos, sino que "hay cosas que no cambian" a pesar del tiempo y muchos de "identifican" con ellos.

Nada más entrar al teatro, el espectador recibirá una piruleta "para que recuerde el sabor de la infancia" en lo que se convertirá en todo un viaje al pasado a través de la música, las imágenes y el humor que acompañarán el "algo más que un monólogo" de Aldán. Una experiencia completa en la que el público "revivirá emociones que le transportarán a su propia niñez". No importa la edad, ha apuntado, "todos han tenido infancia y en todas hay cosas comunes o que tienen su equivalente en cada generación".

Marcado por la iconografía de una época en la que la televisión era "la única ventana al mundo exterior, un escape para soñar" y "la niñera" de una generación como la suya, 'Espinete no existe' "juega con las emociones" del público, hasta arrancarle recuerdos olvidados de cuando era pequeño en un ejercicio "nostalgicómico".

Aldán quiere reivindicar así aquella "inocencia positiva" que tenían de niños, que les hacía "felices" porque "sentían que las cosas pueden suceder y que todo es posible". Su mensaje: "uno no envejece cuando cumple años sino cuando deja de creer en ciertas cosas. Es el 'complejo de Peter Pan' bien entendido", ha apostillado.

"La gente, cuando va creciendo deja de creer en los sueños porque cree que no se cumplen, pero no es cierto" ha asegurado, "no se cumplen porque dejan de creer", ha matizado, y siempre habrá "sueños que se cumplan y otros que no". 'Espinete no existe' es la prueba para él, era un proyecto personal que preveía tener un mes en cartel, y ya van cinco años sobre el escenario, ha celebrado.

En este sentido, ha confesado que después de más de 1.000 funciones, en cada una se reserva un pequeño espacio para la improvisación, para "pasarlo bien" junto al público, como el primer día.

Autor, director y actor de su propio espectáculo, Eduardo Aldán ha confesado que estaba "harto de escribir para otros", tanto que hasta ha llegado a decir: "odio escribir". Sin embargo, con este montaje, todos "salía solo, más que escribir era crear, producir". No solo escribía el texto, sino que imaginaba todos los elementos de la obra. De hecho, se ve "más como director que otra cosa", ha sentenciado.

'Espinete no existe' continuará su gira por España después de su última función en Valencia el día 13, para después tomarse unas vacaciones en verano, en los meses de julio y agosto, ha avanzado Aldán, quien ha adelantado que ya está preparando un nuevo trabajo para "le próximo curso escolar".

Consulta aquí más noticias de Valencia.