Un total de nueve personas, entre ellas un guardia civil y un policía portuario, han sido detenidas en el marco de una operación antidroga, que se ha saldado con la intervención de unos 600 kilos de hachís, que habían entrado a través del puerto de Málaga, ocultos en la batea de un camión.

La investigación, a cargo de la Udyco-Costa del Sol de la Policía Nacional, comenzó en febrero, aunque la redada se llevó a cabo el miércoles de la semana pasada, según publica el diario 'SUR'.

La batea en la que iba la droga llegó al puerto malagueño en un barco procedente de Melilla. Un camión la enganchó al remolque y salió del recinto portuario.

Sin embargo, el vehículo fue interceptado al llegar a una nave de un polígono industrial de la ciudad, hallando los agentes la droga escondida en el interior de las ruedas de la batea.

El guardia civil perteneciente al grupo fiscal y el agente de la Policía Portuaria pasaron el pasado sábado a disposición del juzgado de guardia por su presunta implicación en los hechos, quedando en libertad a la espera de ser citados por el juez que instruye el caso.

Consulta aquí más noticias de Málaga.