Tiroteo mortal
Terraza del bar Casa Pepe de Girona, donde el lunes, minutos antes de las 22.30 horas, tres hombres acabaron con la vida de un joven de unos 25 años disparándole varias veces. Robin Townsend / EFE

Los Mossos d'Esquadra buscan a los autores de los disparos que la noche del martes acabaron con la vida de José Agustín G, un joven de unos 25 años en el bar Casa Pepe de Girona, donde estaba celebrando el cumpleaños de su hermano.

Los hechos ocurrieron minutos antes de las 22.30 horas cuando al menos tres hombres llegaron al bar, situado en la calle Aneto de la capital gerundense, en dos coches distintos y uno de ellos disparó varias veces contra la víctima, al parecer con una escopeta.

Numerosos clientes presenciaron con estupor el crimen Un testigo presencial señaló que el joven cayó al suelo con la cabeza destrozada por un impacto de bala y el Sistema de Emergencias Médicas, que acudió al lugar con tres ambulancias, no pudo hacer nada por salvar su vida.

El crimen fue presenciado con estupor por numerosos clientes del bar que en ese momento se encontraban en él, ninguno de los cuales resultó herido, y que con posterioridad pudieron facilitar algunas descripciones de los agresores a los agentes policiales. Los Mossos d'Esquadra establecieron controles de carretera en búsqueda de los delincuentes.

Tensión entre dos bandas

Al parecer, un enfrentamiento que se remonta a cuatro años atrás entre jóvenes de los barrios gerundenses de Taialà y Pont Major está en el origen del tiroteo. Testigos presenciales han asegurado que la tensión entre ambos grupos, cuyo origen no han podido precisar, fue la causante de la agresión.

Los agresores destrozaron el coche de la víctimaFuentes próximas a la investigación han confirmado que fueron dos vehículos los que se personaron ante el bar Casa Pepe y sus ocupantes, tras destrozar el coche de la víctima, dispararon contra José Agustín G.  Uno de los tiros impactó en el fondo del bar y el otro en la cabeza de la víctima, que perdió la vida instantes después.

Por el momento, el bar Casa Pepe se encuentra precintado por los Mossos d'Esquadra y tanto mesas como sillas permanecen tiradas en el suelo. La policía científica realizó anoche sus indagaciones sobre el escenario de los hechos, donde todavía se aprecian restos de sangre en el techo. El asesinato de José Agustín G., de nacionalidad española, es motivo de conversación hoy en las calles de Taialà, donde la mayoría de vecinos conocía a la víctima.

Consulta aquí más noticias de Girona.