Proyectiles empleados en Barcelona
Imagen de proyectiles y cartuchos propulsores empleados para desalojar la acampada. Daniel G. Andújar (vía Twitter)

Los Mossos han empleado para el desalojo de este viernes en la plaza Cataluña en Barcelona pelotas de goma, además de un nuevo tipo de proyectiles especiales para disturbios.

El conseller de Interior de la Generalitat, Felipe Puig, ha confirmado en una rueda de prensa para explicar el desalojo que se han efectuado seis disparos con pelotas de goma.

Fuentes de Interior de la Generalitat también han informado que se ha utilizado un nuevo proyectil fumígeno menos doloroso y mucho más ruidoso que obtuvieron de cara a la celebración de la Champions. En un principio, antes de la comparecencia de Puig ante los medios, estas mismas fuentes negaban haber usado pelotas de goma.

Durante el desalojo, hubo mucha confusión. Algunos acampados mostraron marcas en sus cuerpos dejadas por las pelotas de goma. También mostraron unos cilindros blancos que fuentes consultadas por 20minutos.es identificaron como cartuchos propulsores para dar potencia a la munición antidisturbios. Pueden impulsar tanto pelotas de goma como botes de humo.

El reglamento especifica que "las pelotas de goma se usarán siempre como última opción"Las unidades antidisturbios de los Mossos tienen la fama de ser los más duros y eficientes a la hora de desarrollar su trabajo.

Sus lanzadores pueden disparar a una distancia de entre 1 y 80 metros de la persona a abatir y los proyectiles siempre deben impactar en la parte inferior del cuerpo (muslos y piernas), según el nuevo reglamento de actuación de la policía autonómica que se ha aprobado este mismo año, concretamente desde el 2 de marzo.

El reglamento sobre disolución de manifestaciones indica que "los Mossos podrán disparar los nuevos lanzadores (de fabricación suiza) a una distancia variable en función de la carga de cada munición".

La policía catalana cuenta con dos tipos de munición; una para tirar a una distancia de entre 1 y 50 metros y otra para entre 20 y 80 metros.

El caucho como último recurso

En caso de manifestaciones violentas, los mossos recurrirán a las pelotas de caucho para hacer efectiva la disolución.

El reglamento especifica que se utilizarán "siempre como última opción" y, por tanto, sólo cuando "la violencia sea generalizada y ponga en peligro la integridad física de las personas" .

Fumíferos y lacrimógenos

El Departamento de Interior ha descartado en varias ocasiones el uso de botes de humo y lacrimógenos pero, aunque no se han tenido que utilizar nunca, los antidisturbios de los Mossos están preparados para disparar si se produjera un caso de "violencia extrema e indiscriminada".

Se restringe su uso para casos "críticos", ya que estos gases limitan la visibilidad a la policía y los manifestantes y pueden provocar "problemas respiratorios graves".

Los Mossos también utilizan munición de fogueo para conseguir un efecto disuasorio e intimidatorio.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.