La consejera de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, Clara Aguilera, ha mostrado la "indignación" del Gobierno andaluz por la "irresponsabilidad" que, a su juicio, ha cometido el Ejecutivo alemán al haber vinculado, "sin que exista constatación", el brote de bacteria intestinal 'escherichia coli', que ha afectado al norte del país y ha causado al menos dos muertos, a pepinos orgánicos procedentes de Almería y Málaga.

Aguilera, que ha participado en Algarrobo (Málaga) en el acto de celebración del 50 aniversario de la estación experimental de La Mayora, ha afirmado a los periodistas que, por el momento, "no hay ninguna certeza de cuál es el momento en el que se produjo la contaminación de los frutos".

"Es posible que estas producciones de pepinos saliesen bien de Málaga o de Almería y que hayan tenido una afectación posterior en la manipulación, o del transporte o del destino, incluso en el propio mercado de Hamburgo, como así sabemos y tenemos constatación de que hubo manipulación", ha indicado Aguilera.

Por ello, ante la inexistencia de una "constatación científica" de que efectivamente el origen del brote haya estado en el origen, ha tachado de "precipitada, injustificada e irresponsable" la actitud del Gobierno alemán, "que no debía haber creado esta alarma sanitaria de primer nivel en Europa, que está siendo un ataque muy importante a nuestra producción hortícola de pepino".

La consejera ha precisado que la Junta ha comprobado que el sistema de autocontrol de las dos empresas afectadas, radicadas en Algarrobo (Málaga) y Roquetas de Mar (Almería) "funciona y da negativo en esa bacteria, y por lo tanto nos tendrán que demostrar que esto es así".

En cualquier caso, recordó que el Gobierno andaluz "sigue trabajando con estas dos empresas para ver con nuevos análisis y cultivos por si se pudiera dar esta bacteria, pero insisto, no hay constatación y no hay ningún motivo para haber creado esta alarma y esta alerta sanitaria".

Traslada a aguilar la preocupación

Por este motivo, Aguilera ha contactado con la ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, "para trasladarle la preocupación del Gobierno andaluz por esta alarma creada sin tener datos, que no los hay, no los tiene Alemania o no nos los ha trasladado debidamente".

"Le he pedido a la ministra que traslade al Gobierno alemán la indignación que tenemos por esta situación de irresponsabilidad y de alerta creada hacia nuestras producciones", ha manifestado la consejera, que ha roto una lanza a favor del sector agroalimentario andaluz, "pues aquí se trabaja bien, con suficientes garantías de seguridad y de calidad alimentaria".

Además de expresar la indignación del Gobierno autonómico, Aguilera ha pedido a la ministra que inste a Alemania a "corregir" esta situación "porque los consumidores se preocupan por lo que está pasando sin que haya motivos ni constatación científica, y por otro lado por lo que esto supone comercialmente para nuestras empresas".

"Espero que el resultado final de los análisis dé la constatación definitiva, pero de momento lo que hay es una alarma injustificada e irresponsable de las autoridades alemanas", reiteró la consejera, que subrayó que el sistema agroalimentario andaluz y español "no tiene nada que envidiar" al de otros países como Alemania.

Consulta aquí más noticias de Málaga.