Sigue luchando por recuperar a su hijo, que se encuentra en Japón junto a su madre

José María Cacho, ante la embajada de Japón en Madrid.
José María Cacho, ante la embajada de Japón en Madrid.
JORGE PARÍS

La pesadilla de José María Cacho comenzó hace más de tres años, el 8 de enero de 2008. Ese fue el último día que pasó la tarde con su hijo Martín, que entonces tenía 8 años. Su exmujer, japonesa, se llevó al menor a su país de origen. Ella tiene la custodia de Martín. Interpol España investiga el caso desde entonces, con la ayuda de sus colegas japoneses, pero no hay avances en el caso.

Cacho recurrió a 20 minutos el nueve de diciembre de 2008 para contar su caso. Ahora, cansado de no conseguir nada por la vía legal, José María se manifestó este martes frente a la embajada de Japón en Madrid. Denuncia que Gobierno nipón no le ayuda a ponerse en contacto con su pequeño, que según José María, reside en el noroeste de Japón desde que desapareció de su vida.

Además, acusa al consulado nipón de facilitarle a su expareja los papeles para poder sacar de España a Martín. Cuenta que su exmujer logró sacarlo del país pese a que, en aquel momento, había una orden judicial que le prohibía llevarse a Martín del territorio nacional sin su consentimiento. "Está claro que le tuvieron que hacer un pasaporte japonés con otros datos", cuenta.

Su hijo no lo reconoce

Cansado de no obtener noticias del paradero de su hijo, José María decidió investigar por su cuenta. Explica que en uno de sus viajes a Japón lo localizó y que, incluso, lo llegó a ver. "Salió de casa y le dije: hijo. El chico no me reconoció y salió corriendo", relata.

Las autoridades niponas no le ayudan. Martín ahora lleva los apellidos de su padrastro y en Japón no consta que es hijo de José María.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento