Patxi López: "Primero hay que decidir el proyecto del PSOE, y luego quien lo abandera"

El secretario general del PSE-EE y lehendakari, Patxi López.
El secretario general del PSE-EE y lehendakari, Patxi López.
Vincent West / REUTERS

El PSE-EE se ha desmarcado este martes de las voces socialistas que piden una candidatura única para suceder al líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y ha pedido la celebración de un congreso en el partido que decida primero el proyecto y después quién lo abandera. Dos días después de la derrota socialista en las elecciones autonómicas y municipales, el PSE-EE ha reunido a su Ejecutiva y ha aprobado por unanimidad una propuesta para pedir la celebración, antes de fin de año, de ese cónclave a fin de dar "solución" y "respuesta" al retroceso electoral en los comicios del domingo.

"La respuesta a lo sucedido este domingo no pueden ser solo unas primarias sin proyecto", ha dicho en rueda de prensa el lehendakari y secretario general el PSE-EE, Patxi López, quien cree necesario celebrar un congreso porque "primero hay que decidir qué queremos ofrecer y luego decir quién abandera el proyecto". Unas manifestaciones a las que no han querido responder los vicepresidentes primero y tercero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba y Manuel Chaves, y el ministro de Fomento y vicesecretario general de los socialistas, José Blanco.

"Tenemos tiempo más que suficiente", ha dicho el lehendakari y ha recalcado la necesidad de celebrar un congreso "tranquilo y sin precipitaciones ni decisiones adoptadas en caliente, sino con aportaciones y debates". El lehendakari ha considerado que el PSOE debe "entender bien" el resultado del 22-M y "saber qué han dicho los ciudadanos, especialmente el electorado socialista que se ha quedado en casa, para intentar dar la respuesta más acertada" porque ello le permitirá "volver a lograr el apoyo mayoritario". "Eso no se hace en unas primarias, sino debatiendo ideas y poniéndolas en un papel como el proyecto de los socialistas" que encarne "la regeneración del proyecto socialdemócrata para el país", ha recalcado.

Según la iniciativa votada unánimemente por el PSE, si el Congreso escogiera a un nuevo secretario general se facilitaría su proclamación como candidato al contar con el apoyo del máximo órgano interno del partido y no haría necesarias, por tanto, unas primarias. La finalidad última de la propuesta de López sería, en consecuencia, que el sucesor de Zapatero sea antes secretario general y se evite así la bicefalia en el partido.

Sobre los resultados logrados por el PSE-EE, López ha reconocido que han sido "malos" y los ha achacado a la crisis económica, aunque ha rechazado que puedan "extrapolarse" y leerse en clave de elecciones autonómicas. Ha avanzado que los socialistas vascos hablarán con todos los partidos, menos con Bildu, para firmar pactos de gobierno "plurales y diversos" y ha hecho un llamamiento al PNV y al PP para evitar que dicha coalición gobierne en las instituciones -ha efectuado una mención específica a la Diputación de Guipúzcoa- porque está "en contra de todos los proyectos estratégicos".

"Cualquier acuerdo que suponga darles responsabilidad institucional (a Bildu) supondría la paralización de Euskadi" y ello sería "un error de bulto contra el país", ha expuesto López, que ha emplazado al PNV a aclarar si "apuestan por el país, por su avance y modernización o por las siglas".

Candidatura única

Mientras, son ya muchas las voces en el PSOE que piden una candidatura única, como el portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, para quien lo "sensato" y "razonable" sería que haya candidato de consenso que evite dar la imagen de un enfrentamiento interno entre socialistas. Sin embargo, no ha querido decantarse por ningún nombre porque cree que la dirección del grupo parlamentario debe mantener una "estricta neutralidad" para respetar "un equilibrio institucional".

Pero si hay más de un candidato, ha dicho, "la regla es muy clara: se vota en las primarias", un proceso que, a su juicio, debería celebrarse "cuanto antes" e, incluso, "antes de verano". Lo "mejor" para el PSOE sería que hubiera una candidatura única, ha opinado también el secretario de Relaciones Institucionales y Política Autonómica del partido, Gaspar Zarrías, antes de recordar que el sábado el Comité Federal fijará el calendario para la sucesión.

También el diputado socialista y portavoz de la Comisión de Fomento del Congreso, Rafael Simancas, se decanta por esa opción, si bien ha opinado que hay que resolver este asunto "de manera democrática". Entre los que, sin embargo, han expresado su deseo de que haya más de un candidato figura el diputado socialista Álvaro Cuesta, quien ha elogiado el proceso de primarias y ha dicho que el pluralismo dentro del partido "es siempre un activo".

El secretario general del PSM, Tomás Gómez, por su parte, no cree que haya "ningún dirigente del PSOE que prefiera el dedazo de Aznar a la democracia" y sostiene que "si algún dirigente quiere dedazo", debe decirlo. Gómez ha respondido así a las declaraciones del presidente extremeño en funciones, Guillermo Fernández Vara, quien cuestionó la idoneidad de que en el PSOE haya ahora primarias.

Otros dirigentes no han querido pronunciarse y se han limitado a instar al partido a abrir una reflexión y a no "perder el tiempo" en asuntos internos, tal y como ha indicado el presidente del Congreso, José Bono, que no ha aclarado si con esos asuntos se refería a abrir un proceso de primarias.

Acerca de cuántas candidaturas se prevén presentar en caso de que se celebren primarias Bono ha dicho: "no tengo criterio y me agradaría mucho no tener que formar criterio". La ministra de Sanidad y exsecretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, también es partidaria de que su partido se dedique estos días a reflexionar "con serenidad" para poder "acertar" en las decisiones sobre la sucesión de Zapatero. "Conviene quizás hablar menos fuera y tomar decisiones con calma y tranquilidad dentro" del partido, ha puntualizado Pajín.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento