Terrence Malick y su 'Árbol de la vida' se llevan una merecida palma de oro

  • Arriesgada y poética, se encontraba entre las favoritas para hacerse con galardón.
  • Los hermanos Dardenne vuelven a pescar: Gran premio del jurado. El francés Jean Dujardin, mejor actor por la cinta muda 'The artist'.
  • Pedro Almodóvar se queda sin reconocimiento por 'La piel que habito'.
La actriz estadounidense Kirsten Dunst asiste a la gala amfAR contra el sida en el hotel du Cap de Antibes.
La actriz estadounidense Kirsten Dunst asiste a la gala amfAR contra el sida en el hotel du Cap de Antibes.
EFE/IAN LANGSDON

Había levantado una expectación enorme antes de llegar a Cannes -ya era el tercer año que se rumoreaba que iba a participar en la sección oficial- y ha cumplido las expectativas con matrícula de honor. The tree of life (El árbol de la vida, en castellano), la quinta cinta en cuarenta años de Terrence Malick, uno de los directores imprescindibles de las últimas décadas se ha llevado el mayor de los honores al hacerse con la palma de oro de la 64 edición del festival de Cannes.

Habrá discrepancias sobre el resultado final, pero El árbol de la vida estaba en todas las quinielas para llevarse uno de los premios grandes. Y lo estaba porque en ella, el realizador narra con una naturalidad sorprendente el trayecto por la infancia de tres chavales como probablemente nadie haya sido capaz de hacer en más de cien años de este invento llamado cine. Y se la lleva también por arriesgado, por echarle coraje y transgredir con un prólogo y un epílogo que han levantado ampollas pero han demostrado que al norteamericano no solo le rebosa el talento contando historias, también tiene mano para hacer poesía con imágenes.

Malick se ha impuesto, y ha dejado en la cuneta, a otras cintas que se colaban entre las favoritas. Las dos grandes olvidadas, Le Havre, del finlandés Aki Kaurismäki, y La piel que habito de nuestro Pedro Almodóvar. Y por el camino se ha quedado The artist, que si bien ha conseguido rascar otro de los premios importantes, podría haber merecido un reconocimiento mayor.

Los Dardenne, la apuesta más segura

La medalla de plata, más conocida como Gran premio del jurado se ha partido en dos en la edición de 2011. Por una parte para unos habituales ya de la ceremonia de clausura de Cannes, los hermanos Dardenne, con su Le gamin au vélo, y por otro la turca Once upon a time in Anatolia. Para los Dardenne vuelve a ser un nuevo éxito que demuestra que son la apuesta más segura para el festival de Cannes: en sus últimas cinco participaciones siempre han pescado algo, incluidas dos palmas de oro.

Y ya que The artist no se ha alzado con la palma de oro, el premio al mejor actor estaba más que cantado para Jean Dujardin, protagonista y alma principal de una cinta llamada a ser una de las obras cumbre de este 2011. The Artist destaca por lo arriesgado de su propuesta - muda, en blanco y negro - y por ser capaz de hacer funcionar las reglas más básicas del cine en un tiempo dominado por las 3D y los efectos por ordenador.

Drive fue una de esas cintas que entusiasmaron inmediatamente a una parte de la crítica. Y ese mismo sector tiene esta noche una sonrisa de oreja a oreja con el premio al mejor director para Nicholas Winding Refn, padre de la criatura. La cinta es un homenaje al cine de los ochenta, desde el minuto uno hasta los títulos de crédito, ya sea por la estructura de la propia cinta, la psicología de sus protagonistas o los giros de la trama.

Corrían rumores por la Croisette de que una forma de penalizar a von Trier por sus declaraciones de la rueda de prensa de Melancholia sería premiar a una de las actrices para no reconocer, en cierta manera, los méritos del director. Dicho y hecho, Kirsten Dunst se ha alzado con el galardón a la mejor actriz, de la misma manera que Charlotte Gainsbourg ya consiguió semejante honor hace dos años protagonizando, de nuevo, una cinta de von Trier. Dunst se ha llevado el gato al agua con Melancholia; Gainsbourg lo hizo con Anticristo.

Por último, la francesa Polisse, de la directora Maiwenn, una de las cuatro que optaban a la palma de oro y que no escatimó recursos en su discurso, se llevó el premio del jurado por el afilado retrato de una brigada policial especializada en crímenes pederastas. Una cinta que gustó mucho, proyectada en las primeras jornadas del festival y que demostró que cuando se parte de un buen material de partida hay ocasiones en las que incluso el guión puede ser lo de menos. Y de cara al futuro, una ópera prima. Guión, eso sí, que se llevó la israelí Footnote, una notable historia de un padre y un hijo enfrentados a muerte por obtener el reconocimiento personal y profesional a una carrera dedicada al estudio de la tora. La cámara de oro, que reconoce el mejor primer trabajo de un realizador recayó en Las acacias, del argentino Pablo Giordelli.

Almodóvar vuelve a España con las manos vacías

Lo tenía todo a favor, pero Pedro Almodóvar vuelve a quedarse sin ningún premio en Cannes como ya le sucediera hace dos años con Los abrazos rotos. Esta vez no ha sido capaz de convencer al jurado presidido por Robert de Niro con La piel que habito y su thriller de terror protagonizado por Antonio Banderas y Elena Anaya se queda con el buen sabor que dejó entre la crítica y... poco más. Y aunque ayer las señales eran buenas para el equipo de la cinta -empezó a circular el rumor por la Croisette de que al equipo de Almodóvar le habían dicho que permaneciera en la riviera francesa hasta la entrega de premios, al final los peores pronósticos se han confirmado. Y lo han hecho desde el minuto cero, ya que ni el realizador ni el equipo de la cinta han paseado por la alfombra roja en el tradicional desfile que los futuros premiados hacen, camino de una más que probable gloria.

A favor de La piel que habito le queda el reconocimiento de la prensa anglosajona, que disfrutó de lo lindo con el Almodóvar más austero que hemos visto. Aunque poco habrá influido en la decisión final del jurado, a la cinta española le perjudicó enormemente el escándalo von Trier, que la borró sistemáticamente de las crónicas del festival en beneficio de la polémica originada en torno al director danés. En todo caso tenemos Pedro para rato, después de Cannes comienza la promoción de la cinta con una fecha en mente: septiembre. A la vuelta de las vacaciones de verano podremos disfrutar del manchego en las salas de cine españolas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento