Alcaldes del PP elogian la gestión de Feijóo, mientras regidores de PSOE y BNG le exigen que "empiece" a gobernar

Los gobiernos de las principales urbes "suspenden" al presidente, mientras los de su partido celebran "el cambio" respecto al bipartito
Reunión Semanal Do Consello Da Xunta
Reunión Semanal Do Consello Da Xunta
EP/XUNTA

En el ecuador de la legislatura y a la puerta de una cita con las urnas que dará lugar a un nuevo mandato local de cuatro años, la evaluación que se hace desde los ayuntamientos sobre el trabajo de la Xunta varía en función del color político de quien ostenta su bastón de mando. Así, alcaldes del PP elogian la gestión del presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, mientras que los regidores de PSdeG y BNG le exigen "más lealtad institucional" y esperan que "empiece" a gobernar en la nueva etapa política que se abrirá tras el 22-M.

La petición de mayor lealtad institucional es compartida por los regidores de las principales ciudades gallegas, así como la percepción de que, en la mayor parte de los casos, la gestión de Feijóo "no existe". Así lo ha manifestado el alcalde de Vigo, el socialista Abel Caballero, quien ha hecho hincapié en que el Gobierno gallego "no se ha estrenado" en Vigo ni ha impulsado ningún proyecto en el que haya tenido que aportar fondos propios.

Por su parte, su homólogo en A Coruña, Javier Losada, aprovechó una entrevista con Europa Press para explicar que su relación con Feijóo es "cordial", aunque "no" puede evaluar su gestión ya que no ha visto "ningún proyecto nuevo". "Todos provienen del Gobierno anterior y algunos que ya estaban encarrilados como el metro ligero los han pospuesto varios años más, por poner un ejemplo", ha reflexionado, para insistir en que lo único que puede decir es que Feijóo ha ido "ejecutando" lo que "le dejó" el bipartito.

Desde Ourense, tercera ciudad de Galicia en número de habitantes, su regidor, el también socialista Francisco Rodríguez, ha definido el Ejecutivo de Feijóo como "el de la falta de competencias". "Si en algo ha sido eficiente es en desmantelar la actuación del Gobierno anterior", ha defendido, ejemplificando con el concurso eólico, y ha incidido en que, con respecto a su ciudad "el balance es cero", por lo que le ha instado a "empezar a gobernar".

"Los compromisos que venían atrás, del Gobierno de Touriño —el expresidente socialista Emilio Pérez Touriño— se están haciendo", ha manifestado, por su parte, el regidor de Lugo, José Clemente López Orozco, en declaraciones a Europa Press, antes de avisar de que, en todo caso, la Xunta tiene "pendientes" importantes compromisos con Lugo, en materia de infraestructuras y también en relación a la conservación de la muralla romana, icono cultural de la ciudad.

A su vez, el regidor de la capital gallega, Xosé Sánchez Bugallo (PSOE), ha calificado de "modesto" el balance del trabajo hecho por la Xunta y ha confiado en que después de las municipales se rebaje la tensión entre el Ejecutivo autonómico y las corporaciones locales. "Debemos esforzarnos en la despolitización de las relaciones institucionales", ha defendido Bugallo, quien no se atreve a poner nota a Feijóo, tras admitir que el contexto económico ha sido "determinante".

Uso "partidista" de la xunta

Desde Ferrol, su alcalde, Vicente Irisarri, ha destacado que, "a nivel humano", el trato con Feijóo, está "lleno de cortesía". "La ciudad le ha tendido la mano y lo seguirá haciendo", ha garantizado a Europa Press el también candidato socialista a la reelección, quien ha lamentado que los resultados prácticos hayan sido "un fiasco" en materia de infraestructuras, servicios sociales y políticas de empleo. Con un balance marcado por la "decepción", Irisarri le otorga a Feijóo "un 2,5 de nota", con la esperanza de que mejore y de que pueda "sacar un 7,5 en septiembre".

Por su parte, el regidor de Pontevedra, el nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores, evalúa "negativamente" la gestión de la Xunta, tanto en lo que respecta al conjunto de Galicia como a su ciudad. "Está desaparecida durante la crisis y, en vez de hacer su trabajo, se dedica a echar la culpa a los demás", ha lamentado, para denunciar que, en el caso de la ciudad del Lérez, tanto Feijóo como su candidato, Telmo Martín, están "paralizando" importantes proyectos.

En este escenario, Lores ha otorgado a Feijóo un "suspenso con pocos visos de recuperación" y ha pedido que, de cara al próximo mandato local, tenga "respeto y lealtad institucional" con los ayuntamientos, y que deje de utilizar la Xunta como "un elemento del aparato del PP", en vez de dirigir la administración autonómica que "merecen" los gallegos.

En la misma línea se ha pronunciado, en declaraciones a Europa Press, el alcalde de Teo, Martiño Noriega —también del BNG—, quien ha subrayado que las relaciones con la Xunta han sido "correctas" en aquellas actuaciones en las que ésta no tenía que aportar "fondos". Como su compañero de Pontevedra, Noriega también ha detectado un uso "partidista" de la Xunta y, a partir del 22-M, espera que eso cambie y que la Xunta desbloquee las actuaciones más prioritarias para su localidad. Su nota para Feijóo tampoco llega al aprobado, se queda en un cuatro.

Cambio "positivo"

Frente a las críticas vertidas por los regidores de PSdeG y BNG, los alcaldes del PP consultados por Europa Press en las cuatro provincias gallegas tienen una opinión muy distinta. Es el caso del titular del bastón municipal de Lalín (Pontevedra), José Crespo, quien ha valorado el cambio de actitud y de "trato" de todos los departamentos del Gobierno autonómico que, además, "mantuvo su apoyo" a los ayuntamientos y no lo "redujo" a diferencia del Estado.

La "crisis", ha admitido Crespo, se "nota" y, en consecuencia, ha subrayado que no se puede "comparar" el período que le ha tocado gestionar a Feijóo con el de su antecesor popular Manuel Fraga. En la misma línea se ha pronunciado el regidor de la localidad pontevedresa de Baiona, Jesús Vázquez Almuiña, que también opta a la reelección como candidato del PP y que ha definido como "muy fructífera" la relación con la Xunta. No en vano, le otorga un ocho a Feijóo e incide en la coyuntura económica.

Desde la localidad lucense de Vilalba, su alcalde, el popular Gerardo Criado, ha calificado de "extraordinario" el cambio registrado en la relación con la Xunta con respecto al bipartito. "Nos ha venido muy bien", ha insistido, antes de referirse a las nuevas infraestructuras impulsadas en el ayuntamiento, una línea que espera que siga en el próximo mandato local. A Feijóo le otorga un ocho "próximo al sobresaliente", mientras que su homólogo en Quiroga (Lugo), el también popular Julio Álvarez es más generoso y eleva al "diez" su calificación.

Desde A Coruña, cuyo presidente provincial del PP y candidato a la Alcaldía de la ciudad por este partido, Carlos Negreira, tiene una gran afinidad reconocida con Feijóo, los regidores populares también respaldan su gestión. Es el caso del alcalde de A Laracha (A Coruña), José Manuel López, quien ha destacado la buena colaboración y el cambio "total en las formas" de hacer política en relación con la anterior etapa, además de incidir en que los ayuntamientos deben "ayudar" a la Xunta con "austeridad".

Por último, en la provincia de Ourense, el regidor de Verín, Juan Manuel Jiménez Morán, ha calificado de "inmejorable" la relación con el ayuntamiento y la apuesta por los proyectos de la localidad. En el polo opuesto, ha situado al bipartito, del que —ha criticado— no sólo "no recibía a los alcaldes, sino que ponía todas las piedras posibles en el camino" para acometer los proyectos locales.

Su calificación para Feijóo es un "diez", la misma que le pone la regidora popular de la también localidad ourensana de A Porqueira, Susana Vázquez, quien ha subrayado la "muy buena relación" con la Xunta y su contribución a superar las "necesidades prioritarias" de los ayuntamientos pese a la "complicadísima situación de crisis". "Desde que Feijóo está en la Xunta, los alcaldes somos recibidos y tratamos con el respeto que nos merecemos", ha concluido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento